¿Qué significa Domus Eclesiae?

Jose Toro
¿Qué es Domus Eclesiae?

La Domus Eclesiae, cuyo significado es la Casa de la Iglesia, eran unas viviendas que utilizaron los primeros cristianos para reunirse para el culto divino al Señor sin que fueran descubiertos por el imperio. Los simpatizantes del cristianismo durante los primeros 250 años de la iglesia, destinaban sus hogares como templos para predicar las enseñanzas de Jesús de Nazareth y poder expandir la religión.

Este tiempo es comúnmente llamado “la iglesia doméstica” o primitiva. En el Libro de los Hechos de los Apóstoles, se puede apreciar como San Pablo, pilar de la Iglesia Católica, administraba una de estas casas de predicación: “Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, 31 predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento”, Hechos 28:30-31.

historia

Fue después de Edicto de Milán  (313 d. C) cuando se comenzó a predicar libremente y a edificarse basílicas y a utilizar los templos que ya existían para poder garantizar las reuniones cristianas. Para el siglo IV, en Roma, ya se habían establecidos 25 espacios públicos en donde los obispos y los fieles pudieran reunirse a escuchar la Palabra de Dios.

Las Domus Eclesiae eran reconocidas, según Pablo de Tarso, como titulus, esto porque nos cristianos con mayor poder adquisitivo destinaban sus propiedades para que se hiciera una casa de la iglesia primitiva, los cristianos la podían reconocer por el nombre del propietario.  La Basílica de San Clemente fue, en sus inicios, una domus eclesiae, se llamaba comúnmente titulus clementis que significaba propiedad de Clemente, luego pasó a ser Ecclesiae Clementis, y pasado los siglos se convirtió en basílica. La Basílica de San Juan y San Pedro –construidas siglos después en el mismo lugar- era reconocida como titulus Pammachii, la Basílica de Santa Cecilia se llamaba titulus , y la basílica de San Martino ai Monti como titulus Equitii.

Después de la mitad del siglo IV, las domus ecclesiae pasaron a ser casas en donde habitaban los obispos y el clero, y no como casas de predicación, esto por las construcciones de las primeras iglesias tal y como las conocemos hoy en día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.