9 de Noviembre – DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN – Oraciones propias

Padre Jose Luis Toro
Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Fiesta

Antífona de entrada

Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios, 

embellecida como una novia preparada para recibir a su esposo. (Cf. Ap. 21,2)

O bien:

Esta es la morada de Dios entre los hombres: Él habitará con ellos, ellos serán su pueblo y el mismo Dios estará con ellos. (Cf. Ap. 21,3)

Se canta o se dice el Gloria.

Oración colecta

Señor y Dios nuestro, que construyes un templo eterno para ti

con las piedras vivas que son tus elegidos;

en el aniversario de la dedicación de la basílica San Juan de Letrán,

te pedimos que multipliques en tus hijos los dones del Espíritu Santo,

para que el pueblo fiel, al ir creciendo de día en día,

edifique la Jerusalén celestial.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo

que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, 

y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:

Padre eterno, que quisiste llamar «Iglesia» a tu pueblo;

concédenos que la comunidad congregada en tu nombre

sepa temerte, amarte y seguirte

y haz que, guiada por ti, alcance la Vida eterna.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo

que vive y reina contigo

en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios

por los siglos de los siglos.

Cuando esta fiesta ocurre en día domingo, se dice el Credo.

Oración sobre las ofrendas

Recibe, Señor, la ofrenda que te presentamos,

y concédenos experimentar en este templo

el fruto de tus sacramentos,

y obtener el cumplimiento de nuestros legítimos deseos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio

EL MISTERIO DE LA IGLESIA, 

QUE ES LA ESPOSA DE CRISTO Y EL TEMPLO DEL ESPÍRITU

V.   El Señor esté con ustedes

R.   Y con tu espíritu.

V.   Levantemos el corazón.

R.   Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

R.   Es justo y necesario.

Realmente es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación

darte gracias siempre y en todo lugar,

Señor, Padre santo,

Dios todopoderoso y eterno

Tú quisiste habitar en esta casa de oración,

donde siempre nos ayudas con los dones de tu gracia,

convirtiéndonos en templos del Espíritu Santo,

llamados a resplandecer con una vida agradable a ti.

Tú santificas constantemente a la Iglesia,

que es la esposa de Cristo,

representada en sus templos visibles,

para que, como madre feliz de una multitud de hijos,

merezca ser introducida en tu gloria del cielo.

Por eso, unidos a los coros de los ángeles,

cantamos un himno a tu gloria,

diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo…

Antífona de comunión

A manera de piedras vivas, ustedes son edificados como una casa espiritual 

para ejercer un sacerdocio santo. (Cf. 1 Ped. 2,5)

Oración después de la comunión

Dios nuestro, en tu Iglesia terrena has querido manifestar

un signo de la Jerusalén celestial;

te pedimos que al participar de esta eucaristía,

seamos transformados en templos del Espíritu

y podamos entrar un día en la morada de tu gloria.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede impartirse la bendición solemne de la p.

Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *