Novena para los Difuntos

Mikaela
Velas encendidas. Fuente: pixabay.

El novenario para difunto es un tradición que busca pedir por el alma del difunto, su familia y la
comunidad católica rezan juntos para pedir la intercesión de la Virgen, María, o la misericordia del
Padre Creador, para que perdone todos sus pecados y le acepte en el Reino de los Cielos. Se
realiza en 9 días consecutivos, se puede hacer en casa o en la iglesia. Paralelamente al novenario,
se pueden mandar a realizar 9 misas para encomendar el alma de quien ha sido llamado al
encuentro con el Señor.


Antes de iniciar el novenario, se debe establecer el tipo de rosario que se deben hacer según el
día. En el rosario encontramos 4 misterios: Gozosos (se realizan los lunes y sábados), Dolorosos
(Martes y viernes), Gloriosos (Miércoles y Domingos) y Luminosos (Jueves). Cada uno de estos
misterios ofrece oraciones y lecturas de la Palabra especiales.


Estructura del novenario

El rosario inicia con la intención según corresponda pues, cada día se inicia con una intención
especial para el difunto.


Persignación

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre
del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Yo Pecador:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de
pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego
a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan
por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén.


Credo

Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María
Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a
los infiernos, al tercer día resucitó entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha
de Dios Padre, Todopoderoso. Desde allí vendrá a juzgar a vivos y a muertos. Creo en el Espíritu
Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la
resurrección de la carne y la vida perdurable.

Amén.


Acto de Contrición

Dios mío, me arrepiento de todo corazón de todos mis pecados y los aborrezco, porque al pecar,
no sólo merezco las penas establecidas por ti justamente, sino principalmente porque te ofendí, a
ti sumo Bien y digno de amor por encima de todas las cosas. Por eso propongo firmemente, con
ayuda de tu gracia, no pecar más en adelante y huir de toda ocasión de pecado.

Amén.

Misterios

Se inicia el Rosario con las lecturas según los 5 misterios que correspondan en el día, -recordando
que hay 4 grandes misterios y que cada uno posee 5 misterios o estaciones-
. Entre cada misterio
se deben rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías
. Se incluirá los Misterios Gozosos a modo de ejemplo:


Primer Misterio Gozoso: La Encarnación del Hijo de Dios.

Lectura del Evangelio: “Al sexto mes el Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea,
llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; el
nombre de la virgen era María”
(Lc 1,26-27).
Rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías (Le sigue el Gloria y las jaculatorias)


Segundo Misterio Gozoso: La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel.

Lectura: “En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa, a una
ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el
saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y
exclamando a voz en grito, dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el Fruto de tu Vientre”
(Lc
1, 39-42)
Rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías


Tercer Misterio Gozoso: El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén.

Lectura: “Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se
empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador
de Siria. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la
ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia
de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras
ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su Hijo Primogénito, le
envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento”
(Lc 2,1-7).
Rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías.


Cuarto Misterio Gozoso: La presentación de Jesús en el Templo.

Lectura: “Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús,
como lo había llamado el ángel antes de ser concebido en el seno. Cuando se cumplieron los días
de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al
Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y
para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del
Señor”
(Lc 2, 21-24).

Rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías


Quinto Misterio: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo.

Lectura: “Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce
años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se
quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres… Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en
el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le
oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas”
(Lc 2, 41-47)
Rezar: 1 Padrenuestro y 10 Avemarías.


Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos
de los siglos
.

Amén.


Dios te Salve:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti
llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de
lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y
después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh, clemente, oh
piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos
dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.


Jaculatorias:

Si por Tu sangre preciosa, Señor, lo has redimido, que lo perdones, te pido, por Tu Pasión
dolorosa.

Dale Señor el descanso eterno, y luzca para él la luz perpetua.

Que por Tu infinita misericordia el alma de… y de todos los fieles difuntos, descansen en paz. Así
sea.
Al terminar los misterios y oraciones, se leen las Letanías y se realiza una oración final.
Oraciones para los 9 días
Cada día se inicia con una intención para el difunto.


Día 1
Oración
: Señor mío me presento ante ti con el fin de rogarte para que nos ayudes a alcanzar el
descanso eterno a nuestro prójimo (Nombre), que ha terminado su vida en este mundo y goza ya
de tu presencia en el cielo que con la intercesión de nuestra Madre Santísima de Guadalupe lo
acompañe ante tu presencia. Te lo pedimos en el primer día del Novenario que estamos
celebrando.

Día 2

Oh Señor Nuestro Jesucristo, sabemos que eres misericordioso y justo con nosotros y por esa razón nos reunimos en este novenario para pedir por nuestro(a) hermano(a) (Nombre) que ha partido de este mundo, imploramos misericordia para su alma y que sea liberada de su culpas cometidas y alcance la paz eterna. Te lo pedimos en el segundo día del Novenario que estamos celebrando.

Día 3

Señor mío Jesucristo entendemos que tu justicia es grande, te rogamos por el alma de nuestro(a) hermano(a) (Nombre) que ha salido de este mundo, para que le concedas el perdón de sus pecados y faltas cometidas, pues quizás por falta de tiempo o de voluntad no se arrepintió de sus errores cometidos en la tierra, para que le ayudes a alcanzar tu paz eterna, te lo pedimos en el tercer día del Novenario que estamos celebrando.

Día 4

Oh Señor mío, te pedimos que auxilies el alma de (Nombre) para que enmendando sus fallas y purificándose pueda alcanzar la gloria eterna y gozar de la plenitud de la vida eterna, te lo pedimos en el cuarto día del Novenario que estamos celebrando.

Día 5

Señor mío Jesucristo te adoramos y alabamos agradeciéndote por tener misericordia del alma de (Nombre) quien tal vez no fue fiel al Evangelio en este mundo, pero sabemos que en tu infinita bondad siempre buscas el arrepentimiento del pecador, te lo pedimos en el quinto día del Novenario que estamos celebrando.

Día 6

Señor mío Jesucristo, tu que nos mandas a honrar a nuestros padres en uno de tus mandamientos para que todo nos salga bien y se alargan nuestros días en la tierra nos presentamos ante tu misericordia el alma de (Nombre), para que le brindes tu luz y alcance plenamente la salvación, te lo pedimos en el sexto día del Novenario que estamos celebrando.

Día 7

Señor mío Jesucristo, rogamos por el alma de (Nombre), para que le concedas un lugar en tu gloria después de purificar sus culpas y alcanzar la plenitud de la salvación, te lo pedimos en el séptimo día del Novenario que estamos celebrando.

Día 8

Señor mío Jesucristo, sabemos que para los que vivimos en la tierra es muy difícil vivir sin cometer ningún tipo de pecado y a veces algunos no podemos resistirnos ante las tentaciones del enemigo, por esa razón te pedimos por (Nombre) que tengas inmensa bondad, si en algo desvió en su vida y no pudo arrepentirse al final. Te lo pedimos en el octavo día del Novenario que estamos celebrando.

Día 9

Señor mío Jesucristo, nos presentamos de nuevo ante ti todos los hermanos reunidos en este Novenario por nuestro(a) hermano(a) (Nombre), que anhela ver tu luz, esperamos le permitas llegar hasta tu gloria después de perdonarlos de todos sus pecados: Te lo pedimos en el noveno día del Novenario hoy concluimos.

Oraciones finales

Las oraciones que se realicen en el novenario dependerán mucho de las intenciones que tengan
los familiares del difunto. Las siguientes oraciones pueden complementar el novenario, basándose
en la necesidad espiritual que tengan, permitiéndoles estar en paz con la voluntad de Dios.


Perdóname, Señor
Oh Señor mío, grandes eres y grandes son tus obras, justo y verdadero sobre todas las cosas, te
pido perdón por mis pecados y por ofenderte al cometer alguno de ellos, tú conoces mi corazón y
sabes lo mucho que te amo y lo mucho que me pesa ofenderte por eso me arrepiento prostrado
ante tus pies, esperando tu perdón, dispuesto a aceptar y cumplir cualquier penitencia impuesta
por ti para enmendar mi error.
Señor mío ahora me presento ante ti con el fin de rogarte para que nos ayudes a alcanzar tu
santidad y a nuestro prójimo que actualmente se encuentra en el purgatorio redimiéndose de sus
pecados antes de reunirse contigo en la gloria, esta vez te lo pedimos contando con la intercesión
de nuestra Madre purísima mientras esperamos tu pronta respuesta.

Amén. (Esta oración se
realiza antes de iniciar el novenario).


Oración final

Gracias, Señor, por escucharnos. Confiamos en que el alma de (nombre de la persona) está en Tus
manos misericordiosas. Gracias, María, por tu intercesión amorosa. Ruega por (nombre de la persona) y a nosotros líbranos de vivir o morir en pecado mortal, para que nada impida que un día podamos reunirnos
con Jesús, contigo y nuestros seres queridos, en la Patria celestial.

Amén.


Oración por un miembro de la familia

¡Oh Buen Jesús! El dolor y sufrimiento de los demás conmovía siempre tu corazón. Mira con
piedad las almas de mis queridos familiares del Purgatorio. Oye mi clamor de compasión por ellos
y haz que aquellos a quienes separaste de nuestros hogares y corazones disfruten pronto del
descanso eterno en el hogar de tu amor en el cielo.

Amén.


Oración por los padres difuntos

¡Oh Dios! Nos mandaste honrar padre y madre. Por tu misericordia, ten piedad de mi padre
(madre) y no recuerdes sus pecados. Que yo pueda verlo (la) de nuevo en el gozo de eterno fulgor.
Te lo pido por Cristo nuestro Señor.

Amén.


Oración para las almas del purgatorio

Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima sangre de tu Divino Hijo Jesús, en unión con las Misas
celebradas hoy día a través del mundo por todas las benditas ánimas del purgatorio por todos los
pecadores del mundo. Por los pecadores en la iglesia universal, por aquellos en propia casa y
dentro de mi familia.

Amén.


Jaculatorias para pedir la intercesión de María

Luego del Gloria al Padre, se dicen estas 5 jaculatorias:
-María, Madre de Gracia, Madre de Misericordia, en la vida y en la muerte, ampáranos gran
Señora.
-Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados; líbranos del fuego del infierno; lleva al Cielo a todas las
almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia.
-Si por Tu Sangre preciosa le has redimido, que le perdones te pido, por Tu Pasión dolorosa.
-Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío.
-Dale Señor el descanso eterno, y luzca para (él/ella) la luz perpetua. Que por la misericordia de
Dios, el alma de (…) y las de todos los fieles difuntos, descansen en paz. Así sea.
Oración para iniciar el rosario

Señor Jesús: A Ti, que en Tu Palabra nos enseñas que orar por los difuntos es una obra de
misericordia, y que debemos perseverar en la oración, te ofrecemos este novenario por el alma de
(nombre de la persona). Tómale en cuenta cuánto amó y el bien que hizo. Perdona sus pecados y
concédele pasar feliz la eternidad a Tu lado.
Y a nosotros danos resignación y paz para aceptar Tu voluntad.
María, Madre de Dios y Madre nuestra, intercede por el alma de (nombre de la persona), pídele a
Jesús que la reciba en el Cielo. Y Tú que conoces el dolor de perder al ser amado, ruega por
nosotros, danos tu fortaleza y consuelo
.

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.