¿Qué es el Catecismo de la Iglesia Católica?

Marcela Castro

El Catecismo de la Iglesia Católica es un documento guía en donde se presenta la doctrina, fe y moral de la Madre Iglesia. Se publico en latín en 1997 y es producto del Concilio Vaticano II.

Presenta las Sagradas Escrituras, la vida del discípulo de Jesús. Y, el magisterio eclesiástico a todo fiel y religioso interesado en aprender y comprender las enseñanzas de Dios.

Como lo anunció el Papa Juan Pablo II: Un Catecismo debe presentar fiel y orgánicamente la enseñanza de la Sagrada Escritura; de la Tradición viva de la Iglesia y del Magisterio auténtico. Así como la herencia espiritual de los Padres, de los santos y santas de la Iglesia.

En el CIC se presenta a Cristo como centro de nuestras vidas; quien nos guía a través de la Palabra para continuar la evangelización en el mundo entero. Además, es medular “para comprender en plenitud la identidad del creyente como discípulo misionero de Jesucristo”.

Historia del Catecismo

El Papa Juan Pablo II, en la Constitución Apostólica «Fidei depositum» (1992), explicó que durante la Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, de 1985: «los padres del Sínodo expresaron el deseo de que fuese redactado un Catecismo o compendio de toda la doctrina católica, tanto sobre la fe como sobre la moral, que sería como el punto de referencia para los catecismos o compendios que se redacten en los diversos países.

La presentación de la doctrina debería ser bíblica y litúrgica, exponiendo una doctrina segura y, al mismo tiempo, adaptada a la vida actual de los cristianos. Desde la clausura del Sínodo, hice mío este deseo juzgando que «responde enteramente a una verdadera necesidad de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares»».

San Juan Pablo también pidió a los pastores de la Iglesia y a los fieles, que «reciban este Catecismo con espíritu de comunión; y lo utilicen constantemente cuando realicen su misión de anunciar la fe y llamar a la vida evangélica. La finalidad de este catecismo es servir de texto de referencia seguro y auténtico en la enseñanza de la doctrina católica; y muy particularmente, para la composición de los catecismos locales. Se ofrece también, a todos aquellos fieles que deseen conocer mejor las riquezas inagotables de la salvación».

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.