MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XIX ORDINARIO – Ciclo B – 8 de agosto de 2021

4.2
(53)

Moniciones y lecturas para el próximo domingo 8 de Agosto del 2021

Tips Litúrgicos del día de Hoy

Verde // XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO; // Misa del
domingo, Gloria, Credo, prefacio dominical. // Se prohíben las Misas
de difuntos, excepto la exequial. // 1ª Lectura: 1R 19,4-8; Salmo: Sal
33; 2ª Lectura: Ef 4,30—5,2; Evangelio: Jn 6,41-52.
LITURGIA DE LAS HORAS: del domingo.

MONICIÓN DE ENTRADA

¡Sean todos bienvenidos a esta celebración, hermanos y amigos! Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen sobre ustedes su gracia y su paz.

Estamos en el Domingo Diecinueve del Tiempo Ordinario. La Liturgia de la Palabra de hoy nos habla de la bondad del Padre que siempre nos regala el pan cada día, el alimento que nos da vida. Jesús se presenta como el Pan vivo bajado del cielo, como Hijo y regalo del Padre, el único alimento que nos mantendrá vivos para siempre. Hagamos la prueba: comamos sólo un pedacito de Él y veremos qué bueno es el Señor. Tendremos su mismo Espíritu y seremos también nosotros un regalo de Dios para los demás. 

Seguros de la presencia de Jesús Resucitado aquí y ahora en medio de nosotros, nos ponemos de pie para darle gracias al Padre.

MONICION PRIMERA LECTURA (1 Reyes 19,4-8)

Elías se siente acabado, agotado. Desea morir y se echa a morir.  Pero Dios le envió un pan que le dio fuerzas para caminar cuarenta días hasta el monte de Dios. Escuchemos…

Lectura del libro primero de los Reyes 

En aquellos días, Elías llegó a Berseba de Judá y dejó allí a su criado.

Continuó él por el desierto una jornada de camino, y al final se sentó bajo un arbusto, y se deseó la muerte diciendo:

-Basta ya, Señor, quítame la vida, pues yo no valgo más que mis padres.

Se acostó debajo del arbusto y se quedó dormido. De pronto un ángel lo tocó y le dijo:

-Levántate, come.

Miró Elías y vio a su cabecera un pan cocido en las brasas y una jarra de agua. Comió, bebió y volvió a acostarse. Pero el ángel del Señor le tocó por segunda vez diciendo:

-Levántate, come, que el camino es superior a tus fuerzas.

Se levantó Elías, comió y bebió, y con la fuerza de aquel alimento caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta el Horeb, el monte de Dios.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial: Sal 33 

Gusten y vean qué bueno es el Señor. 

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca.
Mi alma se engrandece en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.

Proclamen conmigo la grandeza del Señor,
glorifiquemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y me respondió,
me libró de todas mis ansias.

Contémplenlo y quedarán radiantes,
el rostro de ustedes no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
y lo salva de sus angustias.


El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles, y los protege.
Gusten y vean qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él.

MONICION SEGUNDA LECTURA  (Efesios 4, 30-5,2)

Pablo nos invita a ser amigos del Espíritu Santo, a tener el mismo Espíritu de Jesús. Asimilar a Cristo significa transformarse exclusivamente en amor y perdón, como Cristo. Escuchemos.

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios. 

Hermanos:

No pongan triste al Espíritu Santo. Dios los ha marcado con él para el día de la liberación final.

Expulsen de ustedes la amargura, la ira, los enfados, los insultos y toda la maldad. Sean buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios los perdonó en Cristo.

Sean imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivan en el amor como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave olor.

Palabra de Dios  

MONICION EVANGELIO  (Juan 6, 41-51)

Muchos veían a Jesús como un gran Maestro, modelo de hombre, pero eran incapaces de verlo como el Enviado del Padre. Hoy Jesús nos invita a acercarnos a Él con fe para descubrir que el “hijo del carpintero” es el Hijo de Dios, alimento de vida eterna. Abramos el oído, la mente y el corazón, y pongámonos de pie para acoger el Santo Evangelio.

Proclamación del santo Evangelio según San Juan 

En aquel tiempo, criticaban los judíos a Jesús porque había dicho «yo soy el pan bajado del cielo», y decían:

-¿No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre?, ¿cómo dice ahora que ha bajado del cielo?

Jesús tomó la palabra y les dijo:

-No critiquen: Nadie puede venir a mí, sino lo trae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día.

Está escrito en los profetas: «Serán todos discípulos de Dios.»

Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí.

No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que viene de Dios: ése ha visto al Padre.

Se lo aseguro: el que cree tiene vida eterna.

Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre.

Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.

Palabra del Señor  

Moniciones Dominicales del Ciclo B

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

10 comentarios en «MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XIX ORDINARIO – Ciclo B – 8 de agosto de 2021»

  1. Cuando nos acercamos a la Palabra de Dios descubrimos el amor del Padre que se manifiesta generoso con sus hijos y nos hace partícipes de sus gracias en su Hijo que es el Pan de la vida.

    Responder
  2. El señor en ésta palabra me invita a imitarlo en la misión evangelizadora dejando a un lado las malas acciones que me conyeva a estar lejos de la verdad ,ser un buen hijo de Dios siempre con la fe puesta en Dios que es pan de vida eterna, con la esperanza de alcanzar la salvación eterna.

    Responder
  3. ¡¡Gracias por este servicio de amor a Dios, a su Palabra, a los hermanos. Son muy buenas las reflexiones y comentarios. A quienes estamos en Liturgia nos orienta e inspira!!!

    Responder
  4. Me siento muy confortada con estas lecturas, aviva mi confianza en el Dios grande y maravilloso que no me desampara y provee lo que necesito para seguir adelante, el alimento de vida con el cual puedo enfrentar las mil dificultades del día a día especialmente en este tiempo que vivimos de tanta incertidumbre, tener la certeza que no me va dejar sola es vivir con plenitud en medio de la tormenta.Gracias Señor y Dios mio!!!!

    Responder
  5. BUEN DÍA, VIVIMOS UN TIEMPO CRÍTICO, HOY MÁS QUE NUNCA CREAMOS, Y ALIMENTEMONOS DEL PAN DE VIDA, QUE COMO ELÍAS NOS FORTALECERÁ EN ESTE DÍA A DÍA Y NOS DARÁ FUERZA PARA ANIMAR A LOS DEMÁS

    Responder
  6. Aumentar la confianza en Dios Padre-Madre, en Jesús, y en el Espíritu que El nos mandó es la mejor manera de salir de todas mis ansias. Tantas veces me han ayudado… Sigo confiando y pidiéndoles su ayuda y acogida.

    Responder

Deja un comentario