MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XXI ORDINARIO – Ciclo B – 22 de agosto de 2021

4
(30)

Lecturas y moniciones de este proximo domingo 22 de Agosto del 2021

Tips litúrgicos del día

Verde // XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO; // Misa del
domingo, Gloria, Credo, prefacio dominical.// Se prohíben las Misas de
difuntos, excepto la exequial. // 1ª Lectura: Jos 24,1-2a.15-17.18b;
Salmo: Sal 33; 2ª Lectura: Ef 5,21-32; Evangelio: Jn 6,55.60-69.
LITURGIA DE LAS HORAS: del domingo.

MONICIÓN DE ENTRADA

¡Hermanos y amigos, sean todos bienvenidos a esta celebración! 

Estamos en el Domingo Veintiuno del Tiempo Ordinario. La Liturgia de la Palabra de hoy nos habla de la FIDELIDAD. Lo difícil y lo bello de toda alianza es que exige una continua adaptación a esa persona que cada día se nos va revelando, a esa persona que nunca terminaremos de conocer. Hay que dedicarse de corazón a la aventura del amor, aventura del perpetuo descubrimiento del otro, imagen del perpetuo descubrimiento de Dios. 

Seguros de la presencia de Jesús Resucitado aquí y ahora en medio de nosotros, pongámonos de pie y demos gracias a Dios Padre por este banquete. 

MONICION PRIMERA LECTURA ( Josué 24, 1-2.15-17.18)

Josué plantea al pueblo infiel esta disyuntiva: o seguir al Dios de sus padres, o seguir a los dioses extranjeros. El pueblo, que ha visto las maravillas del Señor, decide renovar su Alianza con Dios. Escuchemos…

Lectura del libro de Josué 

En aquellos días Josué reunió todas las tribus de Israel en Siquén y llamó a los ancianos, a los jefes, a los jueces, a los magistrados para que se presentasen ante Dios. 

Josué dijo a todo el pueblo:

-Si no les parece bien servir al Señor, escojan a quién servir: a los dioses a quienes sirvieron sus antepasados al este del Éufrates o a los dioses de los amorreos, en cuyo país habitan. Yo y mi casa serviremos al Señor.

El pueblo respondió:

– ¡Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a dioses extranjeros! El Señor es nuestro Dios; él nos sacó a nosotros y a nuestros padres de Egipto, de la esclavitud; él hizo a nuestra vista grandes signos, nos protegió en el camino que recorrimos y entre los pueblos por donde cruzamos. Nosotros serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial: Sal 33

Gusten y vean qué bueno es el Señor. 

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se honra en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos;
y el Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias;
el Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.

Aunque el justo sufra muchos males,
de todos lo libra el Señor;
él cuida de todos sus huesos,
y ni uno solo se quebrará.
La maldad da muerte al malvado,
y los que odian al justo serán castigados.
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a él

MONICION SEGUNDA LECTURA  (Efesios 5,21-32)

En la donación total de Cristo se realiza el matrimonio definitivo del verdadero Dios con la humanidad. Pablo nos exhorta hoy a repetir en nuestras vidas ese mismo amor, ese amor hasta dar la vida – o sea – amor hasta muerte, y realizarlo principalmente en la vida conyugal.  Escuchemos…

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios.

Hermanos: 

Sean sumisos unos a otros con respeto cristiano. 

Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo.

Maridos, amen a sus mujeres como Cristo amó a su Iglesia. 

El se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son. 

Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. 

«Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.» Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

Palabra de Dios

MONICION EVANGELIO  (Juan 6, 55.60-69)

La revelación de Jesús como “pan de vida” desconcierta a algunos, que lo abandonan. Pero Pedro, en nombre de los Doce, renueva su fidelidad a Jesús.   Abramos el oído, la mente y el corazón, y pongámonos de pie para acoger el Santo Evangelio.

Proclamación del santo Evangelio según San Juan.

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron:

– Este modo de hablar es inaceptable, ¿quién puede hacerle caso?

Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban les dijo:

– ¿Esto los hace vacilar?, ¿y si vieran al Hijo del Hombre subir adonde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que les he dicho son espíritu y son vida. Y con todo, algunos de ustedes no creen.

Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo:

-Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.

Desde entonces muchos discípulos suyos lo abandonaron.

Entonces Jesús les dijo a los Doce:

-¿También ustedes quieren marcharse?

Simón Pedro le contestó:

-Señor; ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos, y  sabemos, que tú eres el Santo consagrado por Dios.

Palabra del Señor

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

3 comentarios en «MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XXI ORDINARIO – Ciclo B – 22 de agosto de 2021»

  1. Gracias por su aporte, Dios bendiga su sabiduría y el gesto de compartir y poder estructurar para la celebración en mi parroquia de Huaura-Perú

    Responder

Deja un comentario