Cuatro nuevos presbíteros católicos en la fiesta de La Inmaculada Concepción

Padre Jose Luis Toro
Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Para la Arquidiócesis de Mérida

La Catedral, Basílica de La Inmaculada Concepción de Mérida, se vistió de gala para festejar el Dogma Mariano y recibir a estos nuevos servidores.
Euro Lobo SSCC / CNP 12112
MÉRIDA / ESPECIAL.- Con imposición de manos y oración consecratoria de parte del excelentísimo Monseñor Helizandro Terán, Arzobispo Metropolitano de Mérida, los diáconos Jonatán Josué Rodríguez García, Ronny Joel Quintero Quintero, Carlos Gustavo Araujo Uzcátegui y Luis Alejandro Salas Araque, fueron ordenaron presbíteros en un solemne acto litúrgico, el cual acompañó el pueblo fiel de la Arquidiócesis y los sacerdotes de sus parroquias.

«Nada ni nadie nos apartará del amor de Dios», aseguró Monseñor en su homilía, donde también recordó que Dios no ha fracasado en su plan de salvación.

«Contemplando a La Inmaculada vemos que la última palabra de Dios para con nosotros, es su palabra de gracia y de vida, la cual nadie puede destruir», catequizó el prelado

Reconoció que este día es día de fiesta para la iglesia merideña y universal, «pues se ordenan estos cuatro hermanos que serán esa manifestación tangible de la intervención de Cristo en la comunidad», les recordó que este ministerio es un carisma para el bien de la comunidad cristiana.

Parafraseando a santo Tomás de Aquino, puntualizó que el ministro actúa en el nombre de la iglesia, hizo énfasis en la relación que debe existir entre el presbitero y el Espíritu Santo, ya que en el sacerdote, el Espiritu crea el corazón nuevo lleno de calidad pastoral.

La ceremonia fue por demás emotiva, los Neo sacerdotes, naturales de las parroquias El Llano, San Buenaventura, Mucuchachí y Santa Lucia de Timotes, fueron acompañados por sus padres, familiares y amigos, quienes participaron activamente en parte de la liturgia de ordenación.

La imposición de manos y oración por parte del Arzobispo, fue solemne, tanto como el canto de las letanías, que los ordenandos escucharon postrados de cara al suelo de la basílica.
La unción de sus manos con el Santo Crisma, la atadura de las mismas y el acto posterior de desatarlas por parte de los familiares de los nuevos sacerdotes, fue uno de los momentos más emotivos.

Cambiar sus vestiduras, la estola cruzada por la que cae en cada parte del cuerpo, vestir la casilla y el escapulario, anunciaba el nacimiento de estos cuatro nuevos ministros para las comunidades.

El momento más emotivo fue cuando el Arzobispo se hincó frente a cada uno de los neopresbiteros, para besar sus manos y luego abrazarlos, acción que imitaron cada uno de los sacerdotes presentes, lo que causó conmoción y alegría entre todos.

Con esta ordenación, La Inmaculada regala cuatro nuevos sacerdotes a la Arquidiócesis, animando a quienes transitan este camino formativo del sacerdocio, para afianzar su decisión de dar el Sí a Dios, cómo lo hizo María. (08/12/2024).-

from @eurolobo https://ift.tt/Zn1xoD5
via IFTTT

Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *