¿Quién fue Daniel en la Biblia? – Biografía

Jose Toro
el profeta daniel
El Profeta Daniel

Daniel fue un profeta bíblico, miembro de la comunidad de Judá, considerado para los cristianos como profeta mayor del Antiguo Testamento. Es el autor del Libro de Daniel una autobiografía que contiene versiones proféticas y apocalípticas, para el judaísmo es también autor del Libro Homónimo el cual forma parte del Ketuvim.

Contexto Histórico

Este profeta fue muy popular en los tiempos del Segundo Templo. Según las investigaciones hechas por el historiador judiorromano Flavio Josefo, en el S. I, Daniel era el segundo hijo del Rey David. Daniel, a petición del gobernador Nebucodonosor II de la antigua Babilonea –quien había invadido Judea-, sirvió para Azpenaz, el jefe de los eunucos que trabajaban para el gobernador.  Ante tal responsabilidad, Daniel junto a tres jóvenes más estudiaron la cultura, lenguaje, religión, política de Mesopotamia.

Características del profeta Daniel

Por un sueño que dejó consternado a Nebucodonosor, Daniel fue arrestado, por lo que pidió a Yahveh que le fuera revelado el sueño para poder hacer la interpretación que el gobernador estaba exigiendo, según expone el Evangelio, esa noche Dios le revela el misterioso sueño y él se lo presentó a Nebucodonosor, lo que hizo que fuera nombrado gobernador de Babilonia y jefe de sabios y expertos.

Daniel y el Foso de los Leones

Otra de las historias más conocidas de Daniel es cuando se enfrenta con leones en un foso. Daniel fue un destacado trabajador de Darío cuando este tomó Babilonia, ante sus experiencias y habilidades el gobernador le quiso nombrar gobernador de todo el imperio, pero los demás gobernadores del momento conspiraron para que no pasara, el rey había dado la orden de no orar y Daniel le desobedeció lo que le generó el castigo del foso.

El Rey, que estimaba profundamente a Daniel, no pudo dormir pensando en qué le había ocurrido a su intelectual compañero, al amanecer visitó el foso y descubrió que Daniel estaba a salvo, al verle le preguntó qué había ocurrido y Daniel le respondió que “Dios había cerrado la boca de los leones”. Daniel fue un hombre prodigioso, de grandes habilidades y sobre todo confianza en Dios, a pesar de las trampas y castigos, siempre oró y confió en la voluntad del Padre Celestial lo que le garantizó la vida y salud en muchas oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.