Moniciones, Evangelio y lecturas de hoy Domingo 21 de Enero de 2024 – III Semana del Tiempo Ordinario

Padre Jose Luis Toro
Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.



MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos sean todos ustedes, hermanos y amigos. Que el Señor nos instruya en sus sendas y nos enseñe sus caminos. 

Estamos en el Tercer Domingo del Tiempo Ordinario. La Liturgia de la Palabra de hoy nos habla de la urgencia de la conversión. Hay urgencia en la predicación de Jonás, hay urgencia en las advertencias de Pablo, hay urgencia en las palabras de Jesús. Jesús nos invita a sentir la ternura de Dios, a convertirnos a esa bondad, a empezar a ser buenos como el Padre es bueno. Y nos invita a seguirlo para proclamar al mundo la Buena Noticia de la misericordia de Dios.  

Acojamos con alegría al Resucitado en medio de nosotros y pongámonos de pie para iniciar nuestra acción de gracias. 

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Jonás 3,1-10)

El Profeta Jonás es enviado a Nínive con urgencia a predicar el castigo de Dios. Sin embargo, aún esas amenazas son demostraciones de la misericordia divina, porque tienen por fin mover el pueblo a la conversión. Escuchemos…

PRIMERA LECTURA

Los ninivitas se convirtieron de su mala vida

Lectura de la profecía de Jonás 3, 1-5. 10

En aquellos días, vino la palabra del Señor sobre Jonás:

—«Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y predícale el mensaje que te digo».

Se levantó Jonás y fue a Nínive, como mandó el Señor. Nínive era una gran ciudad, tres días hacían falta para recorrerla. Comenzó Jonás a entrar por la ciudad y caminó durante un día, proclamando:

—«¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!».

Creyeron en Dios los ninivitas; proclamaron el ayuno y se vistieron de saco, grandes y pequeños.

Y vio Dios sus obras, su conversión de la mala vida; se compadeció y se arrepintió Dios de la catástrofe con que había amenazado a Nínive, y no la ejecutó.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 24, 4-5ab. 6-7bc. 8-9 (R.: 4a)

R. Señor, enséñame tus caminos.

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (1 Corintios 7,29-31)

Hoy Pablo nos advierte que sólo una cosa es verdaderamente urgente: nuestra  apertura al Reino del amor que quiere irrumpir en el mundo. Todo lo demás es relativo. Escuchemos.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 7, 29-31

Digo esto, hermanos: que el momento es apremiante.

Queda como solución que los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que están alegres, como si no lo estuvieran; los que compran, como si no poseyeran; los que negocian en el mundo, como si no disfrutaran de él: porque la representación de este mundo se termina.

Palabra de Dios.

MONICIÓN EVANGELIO (Marcos 1,14-20)

Hoy Jesús nos trae esta Buena Noticia: el Reino de Dios está al alcance de nuestras manos.  Vale la pena abandonarlo todo ahora mismo para consagrarse al Reino y darlo a conocer. Abramos el oído, la mente y el corazón, y  pongámonos de pie para la proclamación del Santo Evangelio.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 14-20

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:

—«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio».

Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.

Jesús les dijo:

—«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres».

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Palabra del Señor.

Calendario Litúrgico para todo el año 2024
Calendario Litúrgico para todo el año 2024

Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *