Los sueños de San José en la Biblia

Marcela Castro

Los sueños han sido uno de los métodos utilizados por el Creador para la anunciación de eventos
que van a ocurrir en el futuro. En la biblia encontramos decenas de versículos que narran las
historias de algunos hombres a quienes se les anunció un mensaje profético,
muchos de estos
hijos de Dios fueron los encargados de dar a conocer la voluntad del Padre o de realizar una acción
en su nombre.

Sabemos también que en la vida cotidiana, aún hoy, en un mundo donde la ciencia y la técnica tienen mucho que decir el significado de los sueños sigue siendo importante para muchas personas. Tengo una amiga que siempre está pendiente de esto, tanto así que un día me dijo que soñar con agua amarilla significa amistades nuevas, sanación y renovaciones, mientras que soñar con agua azul es tener buena salud. Yo creo que entre gustos y colores no han escrito los autores 😅.

Los Sueños en la Biblia


En la Biblia, tanto en el Antiguo como Nuevo Testamento, los profetas y evangelistas narran cómo
a través de sueños Dios anuncia los acontecimientos históricos por los que debían pasar los hijos
de su Tierra Santa
, sucesos que permitieron la construcción de la religión y de la sociedad en su
momento. Esta forma de comunicación no fue ajena a los padres de Jesús, especialmente a José,
el padre terrenal del Hijo de Dios.


Los 4 sueños de José, el padre de Jesús


Los sueños de San José, -esposo de la Virgen María y padre terrenal de Jesús-, fueron cuatro,
según lo expuesto por San Mateo en su evangelio. Cada uno de estos sueños fueron alertas que
Dios le hacía a José para poder proteger la vida de Jesús cuando era un pequeño niño. San Mateo
narra en su primer capítulo el primer sueño de José en donde Dios le anuncia su papel de
proteger en la tierra al Hijo de la promesa.

Mt 1,20-21: “He aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no
temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21 Y
dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados… 24
Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su
mujer.”


En un segundo sueño, también narrado por Mateo en su segundo capítulo, se expone un nuevo
sueño en donde un Ángel del Señor le ordenó a José huir a Egipto para poder evitar que Jesús
fuera asesinado.


Mt 2, 13-15: “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y
dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te
diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de
noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que
se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo”.
En el tercer sueño, un ángel le anuncia a José que puede regresar a Israel, pues aquellos que
deseaban asesinar a Jesús habían muerto, por ello, le ordenó que tomara a María y al pequeño
Dios y regresara a su tierra.

Mateo 2, 19-20: “Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en
sueños a José en Egipto, diciendo: Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel,
porque han muerto los que procuraban la muerte del niño. Entonces él se levantó, y tomó al niño
y a su madre, y vino a tierra de Israel”.


El último sueño que tuvo José fue una advertencia hecha por el ángel para que se dirigiera a
Galilea, específicamente a la aldea llamada Nazaret, para que de esta manera pudieran criar a
Jesús de forma segura. Mt 2, 22- 23: “Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de
Herodes, su padre, tuvo temor de ir allá; pero avisado por revelación en sueños, se fue a la región
de Galilea, y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue
dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno”.


Cada uno de los sueños de José cumplieron promesas hechas por Dios desde el Antiguo
Testamento, como se pueden apreciar: El nacimiento del Hijo de Dios, la promesa de llamar de
Egipto a su Hijo y, que el Verbo encarnado habría de ser llamado nazareno. Los anuncios hechos
por el Padre creador en los sueños de Jesús fueron fundamentales para permitir que el Hijo de
Dios creciera sano y salvo, así pudiera cumplir su misión en la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.