MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XVII ORDINARIO – Ciclo B – 25 de julio de 2021

4.4
(53)

Lecturas y Moniciones del Domingo 25 de Julio del 2021

Tips Litúrgicos del Día

Verde // XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO; // Misa del
domingo, Gloria, Credo, prefacio dominical. // Se prohíben las Misas
de difuntos, excepto la exequial. // 1ª Lectura: 2R 4,42-44; Salmo: Sal
144; 2ª Lectura: Ef 4,1-6; Evangelio: Jn 6,1-15.

MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos bienvenidos a esta celebración, hermanos y amigos. Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen sobre ustedes su gracia y su paz.

Estamos en el Domingo Diecisiete del Tiempo Ordinario. La Liturgia de la Palabra de hoy nos habla de compartir el pan. La situación preocupante de nuestro mundo nos hace sentir la necesidad de pedirle a Dios que nos ayude con soluciones a los problemas críticos. Dios no nos da recetas. Él despierta nuestra sensibilidad, provoca reflexión, descubre la profundidad en donde tiene la raíz este panorama sombrío y nos invita a trabajar con Él sin desánimo, con la convicción de ser sus colaboradores y con la vista puesta en el objetivo de hacer un mundo más humano. Todos los evangelistas cuentan el milagro de la multiplicación de los panes como un episodio clave para comprender la Buena Nueva del Reino.

Seguros de la presencia de Jesús Resucitado aquí y ahora en medio de nosotros, nos ponemos de pie para darle gracias al Padre.

Reflexión para el día de hoy

MONICION PRIMERA LECTURA (2 Reyes 4,42.44)

En un país que atravesaba tiempos muy difíciles, el profeta Eliseo compartía generosamente – en nombre de Dios – lo poco que tenía, sin preocuparse por el mañana. Escuchemos…

Lectura del segundo libro de los Reyes

En aquellos días, vino un hombre de Baal-Salisá trayendo en la alforja las primicias -veinte panes de cebada- y grano reciente para el siervo del Señor. 

Eliseo dijo a su criado: 

«Dáselos a la gente para que coman». 

El criado respondió: 

– «¿Qué hago yo con esto para cien personas?»

 Eliseo insistió: 

– «Dáselos a la gente para que coma. Porque esto dice el Señor: “Comerán y sobrará “».

El criado se lo sirvió a la gente; comieron y sobró, como había dicho el Señor. 

Palabra de Dios. 

 Salmo Responsorial: Salmo 144

Abres tu la mano, Señor,  y sacias de favores a todo viviente.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,  que te bendigan tus fieles;  que proclamen la gloria de tu reinado,  que hablen de tus hazañas.

Los ojos de todos te están aguardando,  tú les das la comida a su tiempo.  Abres tu la mano, y sacias de favores a todo viviente.

El Señor es justo en todos sus caminos,  es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.

MONICION SEGUNDA LECTURA  (Efesios 4,1-6)

Desde la cárcel Pablo hace un llamado al amor y a la unidad, recordando que todos formamos una sola familia. Escuchemos.

Lectura de la segunda carta del apóstol San Pablo a los Efesios.

Hermanos:

Yo, el prisionero por Cristo, les ruego que caminen como pide la vocación a la que han sido convocados.

Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos; sobrellévense mutuamente con amor; hagan el esfuerzo en mantener la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz. 

Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la meta de la esperanza en la vocación a la que han sido convocados.

Un Señor, una fe, un bautismo. 

Un Dios Padre de todo, que lo trasciende todo, y lo penetra todo, y lo invade todo. 

Bendito sea por los siglos de los siglos. Amén. 

Palabra de Dios    

MONICION EVANGELIO  (Juan 6,1-15)

Hoy Jesús nos enseña que siempre ocurre un milagro cuando ponemos en Sus Manos todo lo que tenemos, aunque ese todo nos parezca poco. Abramos el oído, la mente y el corazón, y pongámonos de pie para acoger el Santo Evangelio.

Proclamación del santo Evangelio según San Juan 

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. 

Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.

Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente dijo a Felipe: 

– «¿Con que compraremos pan para que coman éstos?» (lo hizo para tentarlo, pues bien sabía Él lo que iba a hacer). Felipe le contestó: 

– «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo». 

Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: 

– «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces, pero, ¿qué es eso para tantos?» 

Jesús dijo: 

– «Díganle a la gente que se siente en el suelo». 

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron: sólo los hombres eran unos cinco mil.

Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados; lo mismo todo lo que quisieron del pescado. 

Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: 

– Recojan los pedazos que han sobrado, que nada se desperdicie. 

Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido. 

La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía:

 – Este sí que es el profeta que tenía de venir al mundo.

Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él sólo.

Palabra del Señor

Moniciones Dominicales del Ciclo B

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

8 comentarios en «MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO XVII ORDINARIO – Ciclo B – 25 de julio de 2021»

Deja un comentario