Seminario sobre tecnologías cuánticas: no olvidar el bien común

Contenido de este artículo

[ad_1]

Las innovaciones en la investigación también deben reportar beneficios a los países menos desarrollados, dijo el cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolin, a los participantes en el evento organizado en la Casina Pío IV por la Pontificia Academia de las Ciencias sobre el tema "Ciencia y tecnología cuánticas: avances recientes y nuevas perspectivas". Del 30 de noviembre al 2 de diciembre, los expertos debatirán sobre las tecnologías modernas, los problemas del planeta y las cuestiones éticas.

Christine Seuss y Tiziana Campisi - Ciudad del Vaticano

Científicos de todo el mundo, empresarios y expertos en tecnología y en mercado se reúnen desde hoy, 30 de noviembre, hasta el 2 de diciembre, en la Casina Pio IV del Vaticano para el taller organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias sobre el tema "Ciencia y tecnología cuánticas: avances recientes y nuevas perspectivas". Un ámbito del que no están excluidas las zonas pobres del mundo, afirma el Presidente Joachim von Braun en una entrevista concedida a Vatican News, explicando que estas zonas "no están descuidadas en lo que se refiere a la innovación", de modo que "los futuros descubrimientos también les beneficiarán". La reunión se abrió con un discurso del cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, quien, en primer lugar, subrayó la importancia del bien común, señalando que la naturaleza de la física cuántica debe ser protegida para que las oportunidades que de ella se deriven puedan ser aprovechadas por personas de todo el mundo. En segundo lugar, añadió el cardenal, los países pobres y las personas pobres deben beneficiarse. El acceso a las oportunidades tecnológicas modernas debe, por tanto, estar abierto, incluso a las zonas menos ricas del planeta. Así, "los productos que surgen de la mecánica cuántica tienen implicaciones para la justicia", observó Von Braun.

Física cuántica por el bien del Planeta

Erwin Schrödinger, Max Planck y Niels Bohr eran miembros de la Academia Pontificia de las Ciencias hace unos cien años y representaban la "vanguardia de la física cuántica", recuerda el presidente del organismo pontificio creado para promover el avance de las matemáticas, la física, las ciencias naturales y el estudio de los problemas epistemológicos relacionados. Incluso Albert Einstein, aunque no era miembro, mantenía contactos amistosos con muchos miembros de la Academia. "Por ello, celebramos con cierto orgullo tanto un acto conmemorativo como una conferencia en la que se analizan los éxitos ya logrados en física cuántica y mecánica cuántica y se examinan las oportunidades futuras de la física cuántica", afirma von Braun. El evento cuenta con unos 80 participantes, muchos de los cuales se dedican a la física pura, mientras que otros se ocupan de nuevas aplicaciones. Entre ellos, por ejemplo, hay representantes que tienen en su agenda aplicaciones para la física cuántica, para la logística, para cuestiones de salud, para cuestiones climáticas, pero también para cuestiones de sistemas complejos como la alimentación", precisa el presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias. Nos interesa la conexión entre la investigación básica y la aplicación para la mejora de las condiciones de vida y los problemas de salud en la Tierra'.

Físicos y filósofos

Los físicos, que participan como miembros de la Academia Pontificia de las Ciencias, también toman parte en los trabajos, "porque aquí se piensa conjuntamente en física, tecnología, filosofía y religión", subraya von Braun. "También es importante señalar que los pioneros de la física cuántica no eran simples tecnócratas que sólo estudiaban el movimiento de los fotones y los átomos, por increíblemente relevante que esto sea para la tecnología moderna, como la de las comunicaciones, la que concierne a nuestros teléfonos móviles, que usamos todos los días, las pantallas, y todo lo que tiene que ver con el láser. También eran filósofos", afirma el presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias. Por ejemplo, Schrödinger, el inventor de la ecuación que lleva su nombre, pensaba fundamentalmente en la definición y el origen de la vida, en la ingeniería genética, básicamente, "pero también en el alma y en lo que significa ser humano" y opinaba que el hombre tiene alma y que hay una existencia de esta alma sin y después de la muerte del cuerpo. "Esto puede parecer extraño en una comunidad de físicos del más alto nivel, pero no es contradictorio".

Ciencia y fe

Hace un siglo, con sus primeros pasos, la física cuántica -al menos en parte- "dio un vuelco al pensamiento fundamental de la física tradicional", mientras que en los cien años siguientes se desarrolló mucho más, señala von Braun. "En nuestra Academia consideramos importante estar al día y en las fronteras de la ciencia básica, porque ésta produce muy a menudo nuevos descubrimientos que, una vez aclarados los fenómenos científicos fundamentales, adquieren rápidamente relevancia para la ciencia aplicada. Y éste es también el caso de la física cuántica y la mecánica cuántica. Lo que hace la mecánica cuántica se ha vuelto extremadamente relevante para la vida cotidiana. También la ciencia cuántica ha aclarado los límites de lo que puede entenderse científicamente. Pero en todo esto, ¿de dónde viene la búsqueda y la conciencia de Dios? "Lo potencialmente divino de la física cuántica es que ofrece nuevos enfoques sobre la conciencia, sobre el pensamiento de la conciencia", revela el presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias. En esta conferencia se unen la física cuántica y la investigación del cerebro, y no sólo la mecánica cuántica, sino también las cuestiones epistemológicas en el ámbito de la conciencia. En todos nuestros esfuerzos científicos vinculamos la ciencia a los problemas de la humanidad, la filosofía y la religión. No vemos conflicto ni oposición, sino complementariedad entre ciencia y fe".

Formación para que el progreso no olvide a los más pobres

El objetivo es estar al día de los últimos avances científicos, evaluando cómo pueden utilizarse en beneficio de la humanidad, afirma el físico Vanderlei Salvador Bagnato, profesor de ciencia cuántica en la Universidad de São Paulo (Brasil) y en la Universidad A&M de Texas (EE.UU.), entre los organizadores del evento de tres días en la Casina Pio IV. La mecánica cuántica es uno de los avances científicos más exitosos que hemos visto en los últimos cien años, y ahora se está convirtiendo en una tecnología que puede ayudarnos en muchas cosas, como el desarrollo de nuevos fármacos, nuevos ordenadores, la posibilidad de resolver problemas que hoy están sin resolver, de crear sensores que ayuden a detectar enfermedades o incluso el cambio climático", añade. Se trata de avances científicos que pueden ayudar a la humanidad de muchas maneras, 'y es muy oportuno que la Pontificia Academia de las Ciencias se implique, sea consciente de ello, y diga al mundo cómo la ciencia puede ayudarnos a salir de las muchas crisis que estamos viviendo hoy. Para la Academia Pontificia de las Ciencias es especialmente importante que los "nuevos avances" no agranden la brecha entre las sociedades de los cinco continentes, por lo que es necesaria una buena preparación de quienes se dedican a estas tecnologías. El profesor Bagnato admite que a veces estos temas no son fáciles de entender, y que resulta incómodo enfrentarse a la pobreza y la falta de educación. "Por eso queremos crear un documento que aclare la importancia de todo esto y por qué la gente debería invertir en educación sobre este tema", concluye el académico, "porque cuando llegue la nueva tecnología, queremos que todo el mundo esté preparado para utilizarla bien".

2023-12-01 09:41:00 Seminario sobre tecnologías cuánticas: no olvidar el bien común

Source link

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Seminario sobre tecnologías cuánticas: no olvidar el bien común puedes visitar la categoría Noticias.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir