Oración para bendecir el Pesebre 2020- Oración para Adviento y Navidad

Jose Toro
 
Créditos: Pixabay
 
La Bendición del pesebre es una actividad hermosa para realizar en el hogar una vez se haya realizado de montar el nacimiento, es una celebración corta que se puede realizar el día de Nochebuena.  A continuación te presentamos este pequeño rito para realizar en el hogar con toda la Familia.
 

Materiales Necesarios para la Bendición del Pesebre.

  • 1 Vela o Velón Blanco.
  • Agua Bendita
 
 
Quizá te pueda interesar: 
 
 
 
 
 
 
 
 

1. Inicio del rito de Bendición del Pesebre

Reunida toda la familia, La madre enciende la Vela mientras el Padre Dirige la Oración diciendo: 
 
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
Padre: Durante estos días contemplaremos diariamente en nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar con nosotros.
Pidamos, pues a Dios que el pesebre puesto en nuestro hogar avive en nosotros  la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de navidad.
 

2. Del santo Evangelio según san Lucas (2,4-7):

En aquellos días, José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llamaba Belén, en  Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba en cinta. Y mientras  estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Palabra del Señor.T. Gloria a ti Señor Jesús.

3. Peticiones para la bendición del pesebre

 
Un hijo (a): En este momento en que nos hemos reunido como familia para iniciar las  fiestas de navidad, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana; digámosle:  (Todos repiten la siguiente frase)POR TU NACIMIENTO, SEÑOR, BENDICE ESTA FAMILIA.
 
1. Jesús haz que nuestra familia se mantenga unida por la fuerza del amor.  Oremos.
2. Señor, príncipe de la paz, ayúdanos a reconciliarnos entre nosotros, y así  experimentar en nuestra familia y nuestra patria, la alegría de la fraternidad. Oremos.
3. Salvador de los hombres, danos fuerza para vencer nuestros egoísmos y ser solidarios con nuestros hermanos. Oremos.
4. Reaviva nuestra fe en ti Señor, para que los miembros de esta familia la profundicen y la vivan con fidelidad y alegría. Oremos.
C. Dirijámonos al Padre que escucha nuestros ruegos, y atiende nuestras necesidades, con las palabras que Jesucristo nos enseño:
Padre nuestro…
4. Oración de bendición
 
La Madre: Oh Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos has entregado a tu único hijo Jesús, nacido de la virgen María, para salvarnos y llevarnos de nuevo a ti, te pedimos que derrames tu bendición sobre estas imágenes del nacimiento y así nos ayuden a celebrar la Navidad con alegría y a ver a Cristo presente en todos los que necesitan nuestro amor. Te lo pedimos en el nombre de Jesús tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos. R. Amén.
 
(Mientras el padre rocía con agua bendita el nacimiento todos dicen al mismo tiempo)
 
El Señor nos bendiga y nos guarde, haga resplandecer su rostro sobre nosotros y nos conceda la paz. R. Amén.
 
 

Descarga el Guión para la Vivencia de la Navidad

Para vivir la navidad desde Casa.

Oraciones

4 comentarios

  1. Inmensas Gracias, a Nuestro Padre Celestial Dios Todopoderoso y Eteno, por alimentarnos con el Pan de la Palabra. por habernos dado a su hijo muy amado Nuestro Señor Jesucristo como nuestro Salvador y Redentor, por habernos dado a la Santísima Virgen María Inmaculada, al Divino Niño Jesús y a San José, como nuestra Sagrada Familia. Inmensas Gracias, a Nuestro Señor Jesucristo por cumplir la voluntad del Padre, aceptando ser Nuestro Salvador y Redentor, reconciliando al Ser Humano con Nuestro Padre Celestial. Inmensas Gracias por soportar y seguir soportando tanto sufrimiento; por la humildad, Misericordia, perdón, liberación; por haber entregado su vida por nosotros los Seres Humanos durante su Sagrada Pasión y Muerte; por alimentarnos con su preciosa Sangre y su preciso cuerpo Eucarístico; gracias por permanecer vivo en el Santísimo Sacramento del Altar. por habernos dado a su muy amada Madre la Santísima Virgen María Inmaculada como Nuestra Madre. Gracias por haber abierto el Cielo para la Humanidad pecadora. Gracias por tanto Amor y por vivir en nuestro Corazón. Quien, como Dios, nadie como Dios y después de Dios, nadie como Nuestra Madre la Santísima Virgen María Inmaculada de Fátima. Saludos y bendiciones desde Bucaramanga, Santander, Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.