La multiplicación de los panes (Sacando cuentas en Arepas)

Contenido de este artículo

la multiplicación de los panes calculo en número de arepas

Uno de los pasajes que más me ha gustado es el de la multiplicación de los Panes. No sólo que me ha gustado a mí, sino que debió ser uno de los milagros más importantes de Jesús, prueba de ello es que podemos encontrar este milagro en todos los evangelios (Tanto los Sinópticos <Mateo, Marcos y Lucas> como en el de Juan). Estoy escribiendo esto la lluviosa tarde de un 25 de Julio de 2021 y correspondió este texto en la celebración dominical. Puedes Leer el texto aquí.

«¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?»

Es la respuesta de Felipe, ante la invitación de Jesús a darle de comer. Una pregunta capciosa por parte de Jesús.

¡Imagínense el gentío!, yo también estaría asustado.

Más adelante dice que eran cinco mil hombres, no podemos saber con precisión la cantidad de asistentes a las prédicas de Jesús, porque no están contabilizados ni los niños ni las mujeres.

Digamos que es una visión "a vuelo de pájaro",

puede ser también un poco abultada la cifra, lo importante es que era un gentío.

Felipe se presenta un poco incrédulo en el texto, diría un viejo amigo: "se le puso el maíz a catorce"... Darle de comer a más de diez mil personas... ¡Madre Mía!

Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos: El tiempo y el contexto de ese tiempo

En el Antiguo Testamento hay muchos pasajes que tienen que ver con el hambre del pueblo y la comida. Recordemos que por una hambruna los Hijos de Israel terminan viviendo en Egipto.

También la Noche de la Pascua un elemento importante es el Pan sin Levadura, la noche de la liberación tomaron la masa que no había fermentado y se la llevaron apurados tal como lo dice el libro del Éxodo.

Ya en el desierto, el pueblo comienza a pasar hambre y Dios les envía el Maná, cada quien debía recoger ése maná según su necesidad corporal para saciar su hambre.

Cuando el evangelista Juan menciona el Tiempo que se acerca lo hace con premeditación y alevosía, pienso yo, porque el milagro de la Multiplicación tiene una gran relación con la fiesta pascual.

El hambre no viene de Dios. Yahvé no quiere que su pueblo pase hambre, pero tampoco la acumulación desmedida.

Felipe contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo» ... Calculando las Arepas.

Era un gentío y el prodigio fue bastante.

A ver, preguntándole a ciertas personas me dicen que de un kilo de harina de maíz se pueden hacer entre 15 y 20 arepas, dependiendo de la mano de la arepera, el texto nos dice que eran Cinco Mil Hombres, pongamos que entre hombres, mujeres y niños hubiese diez mil personas (Jesús era un Influencer mejor que Luisito Comunica, imagínese ese poder de convocatoria sólo con Radio Bemba)

Vamos a calcular

Una persona normalmense se sacia con 2 arepas, y estamos hablando de 10.000 asistentes a las prédicas de Jesús, es decir hubiesen sido necesarias veinte mil arepas:

2x10.000 = 20.000 arepas

¿Cuántos kilos de harina de maíz se necesitan para darle de comer a toda esa gente?

Si de un kilo de harina salen 17 arepas en promedio (siendo generoso) lo que tenemos que hacer una simple división:

20.000/17=1176,4 kilos de harina

Un poco más de una tonelada

Sin contar el relleno 🙂

Estamos hablando que sólo en arepas habría más de mil dólares norteamericanos (aquí en Venezuela un kilo de harina equivale a 1 dólar)

«Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?».

Y aquí comenzó el milagro, porque entre los asistentes había uno que fue capaz de salir de su egoísmo y poner en común lo que traía.

Dios no es mago, Jesús inicia procesos y hace milagros, pero no trucos de magia. Los procesos implican una apertura del corazón y una capacidad de esfuerzo.

Cuando le pedimos a Dios un milagro debemos tener la capacidad de esforzarnos por conseguirlo: poner nuestros cinco panes y dos peces.

«Decid a la gente que se siente en el suelo»

El Evangelio comienza diciendo que Jesús estaba con sus discípulos sentado, y el sentarse es en sí mismo una actitud teológica, porque nos sentamos para conversar, para aprender, para dialogar y comer. Entre otras cosas.

El estar sentado implica apertura del corazón pero también es una actitud de escucha.

Cuando Jesús manda a su gente a sentarse también les invita a ponerse en actitud de escucha.

...Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias...

Un gesto pascual, que nos recuerda evidentemente al gesto eucarístico. Eucaristía es una palabra que significa Acción de Gracias.

Pronto vendrá en el Evangelio de Juan la reflexión del Pan vivo bajado del cielo.

...y los repartió a los que estaban sentados...

Este pequeño detalle me llamó la atención en este día, Jesús no repartió los panes a todos los asistentes, sólo a quienes estaban sentados. Es decir, los obedientes, se puede inferir entonces que hubo algunos que no le hicieron caso, se quedaron por fuera... como la guayabera. Ya me imagino sus caras.

...Cuando se saciaron...

Y todos los que estaban sentados (obedientes) comieron del pan y del pescado.

Pero no comieron todo lo que podían, sino que comieron hasta sentirse satisfechos.

Comer hasta que estemos satisfechos es una clave también de salud. Dios no quiere el hambre, pero tampoco quiere la gula.

Dicen los organismos internacionales (algunos no muy beatos que se diga) que en el mundo hay suficientes alimentos para que nadie pase hambre. Pero hay países muy ricos, y otros muy pobres.

El papa Francisco plantea en la Laudato Si la pobreza, que podríamos traducir como austeridad, como la forma para que la raza humana pueda sobrevivir en las próximas décadas.

Comer hasta saciarse es una actitud de vida, sobriedad, austeridad, una actitud minimalista.

Comer hasta saciarnos implica también ser generoso, no apegado, compartir el pan con el hambriento. Como Iglesia también tenemos este llamado, esta urgencia.

«Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie»

Jesús no quiere que nada se desperdicie, manda a recoger los sobrantes.

El problema del hambre en el mundo es un problema administrativo, si somos buenos administradores de las multiformes gracias de Dios, debemos evitar el malgasto y el desperdicio. Y esto debe ser la clave de la administración en nuestro hogar.

No dejar que se desperdicie energía eléctrica, agua, alimento, todo esto tiene un costo para el planeta tierra. Si optamos por que nada se desperdicie podrá haber planeta tierra para las próximas generaciones.

Para finalizar:

Gracias por llegar al final, este tema es hermoso. Me encanta porque he vivido personalmente la providencia divina para mí y me ha permitido ayudar a algunas personas.

Deja tu comentario o pregunta, trato de responder y comentarlos todos. Y si te ha gustado puedes ayudarme muchísimo compartiéndolo en tus redes sociales o grupos parroquiales (O de Facebook), sólo con eso estás siendo un evangelizador.

Dios te bendiga un abrazo

Padre José Toro

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La multiplicación de los panes (Sacando cuentas en Arepas) puedes visitar la categoría Artículos.

Contenido Relacionado

    9 Comentarios

  1. Rosa Miranda dice:

    Un bello pasaje que nos habla de la solidaridad y el opción preferencial de Jesús por los más pobre y necesitados. De hecho en la primera lectura también se nos habla de repartir panes con la diferencia que Jesús tomó el pan e hizo la acción de gracias, Elíseo solamente ordenó que se repartirán. En la biblia en varias ocasiones encontramos que Jesús retoma accio es del AT pero las perfecciona, como en este caso. Esa acción la veo como una prefiguracion de la Eucaristía en donde el mismo Jesús se comparte con nosotros, se nos da como alimento. Ese es el amor que nos tiene, alimentarnos todos los días con su cuerpo y su sangre.

  2. María Alejandra dice:

    Bendiciones Padre José. Excelente, me encantó. Nos invita a compartir y que para Dios nada es imposible.

  3. raquel diaz dice:

    que hermoso mensaje Padre Jose Luis pues muy importante lo de crear conciencia en no desperdiciar nada porque pronto muchas nos haran falta

  4. Danibel Araujo dice:

    Padre disculpa la hora, le quería decir, me encantó enormemente el artículo, posee un lenguaje acorde para todos, muy didáctico y ameno, gracias por esa enseñanza. A mi hijo le encantól

    1. Muchas gracias Danibel, Dios te bendiga.

  5. María Márquez dice:

    Que la misericordia la logremos vivir por medio del "dar" al que verdaderamente necesite.... Y hacerlo de Corazón.

    "Dios no quiere el hambre, pero tampoco quiere la gula"
    Excelente Padre Toro, gracias el artículo! acertada reflexión del evangelio de hoy. Saludos

    1. Muchas gracias por tu comentario
      Bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir