Eucaristía, El milagro de la vida.

Comparte
0
(0)

En la parroquia en la cual presto servicio pastoral estamos celebrando las 40 horas de adoración a Jesús Sacramentado y he querido escribir estas pequeñas letras en torno al pan eucarístico, el sacramento del amor.

La Comida

La comida es muy importante para el ser humano, en todas las culturas hay ritos y mitos en torno a la mesa. Desde lo que se puede comer o no se puede comer, hasta las propiedades de cada alimento, no puede haber humanidad sin alimentación, no puede haber vida sin nutrientes.

Comer es un acto de transformación

La comida es un acto de transformación, el organismo humano se nutre de lo que come, tiene la capacidad de convertir en vida, en ideas, en aliento, en energía (movimiento) y calor (Calorías) eso que se encuentra estático en los alimentos.

El mismo acto de comer es un hecho milagroso, esta invención de la naturaleza comenzó con los seres unicelulares en el proceso evolutivo que fueron capaces de convertir las sustancias propias de la naturaleza inanimada en vida, energía, movimiento, ya con la división de la célula en dos se participa en el acto de la creación.

Universo Re-creador

Así, Dios al infundir el hálito de vida en el universo, cuando, según la narrativa bíblica, Yahvé habla y dice: “Hágase la luz” (potestad) , facultad privilegiada de Dios. También infunde en la materia creada sus propias facultades, la de ser co-creadora.

Así, como Dios es un eterno presente, como lo medita Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica, cada instante en el cual ocurre la división de las células, cada vida nueva, cada muerte o transformación es un acto de creación en el aquí y en el ahora.

El universo Entero, haciendo lo que sabe hacer, lo que las leyes naturales le dictan, son un canto de alabanza a Dios creador, son una manifestación del secreto escondido y callado del misterio de la vida.

La Materia como Milagro

Así, poniéndonos a meditar un poco sobre la materia, nos damos cuenta que es un verdadero milagro. El Filósofo Moderno Leibnitz en su libro Teodicea, uno de los personajes más brillantes de la historia de la humanidad, y quien comparte junto con Isaac Newton el descubrimiento del cálculo infinitesimal, se hace la siguiente pregunta:

¿Por qué pudiendo haber nada, existe algo?

Es decir, pudo haber nada, pero hay algo, ¿Por qué?

La verdad es que no hay respuesta para eso, las capacidades intelectuales del hombre no llegan hasta ese punto de la historia del universo, porque no existía historia, ni existía tiempo, ni existía universo. Sólo Dios Era, es.

Comida milagrosa

Así es como toda comida se torna milagrosa, toda vida participa de la creación, cada organismo y cada órgano, sólo por el hecho de estar funcionando y transformando, es un milagro.

Por eso para todas las culturas la comida es algo sagrado, hay lugares especiales para comer, y comidas sagradas para tiempos particulares.

Somos lo que comemos

La medicina nos lo recuerda constantemente, dependiendo de lo que comamos y cómo lo comamos, viviremos o moriremos.

Entre más insana sea nuestra alimentación, más débil será nuestra salud.

El Corazón como elemento transformador

Jesús presenta en el Evangelio al corazón como la clave de la transformación.

“No es lo que entra por la boca lo que mancha al hombre sino lo que sale del Corazón” (Mt. 15, 11)

La Técnica culinaria hace que cosas incomibles sean transformadas en alimento. Como ejemplo supremo podemos mencionar a los cocineros japoneses quienes son capaces de cocinar el tóxico pez globo en una deliciosa comida.

O nuestros aborígenes venezolanos, capaces de convertir la venenosa yuca amarga en un sabroso casabe.

Lo que se cocina en el corazón

Es el corazón, que forma parte de las entrañas (vísceras), donde ocurre el proceso de transformación espiritual.

Me imagino el corazón como una gran caldera de recuerdos, vivencias, presencias, cocinados a fuego lento.

Es responsabilidad de cada quien mirar y repasar continuamente lo que va a hacer con lo que recibe desde fuera, y transformarlo en cosas buenas, para que el “terreno” del corazón se convierta en una tierra fértil y bien dispuesta dónde pueda fecundar la semilla del evangelio y dar buen fruto.

Comer a Dios

La eucaristía es comer a Dios, es presencia especial y particular de Él que se hace materia.

Comer a Dios que se oculta en la cotidianidad de un pan.

Comer a Dios para echarlo en el caldero del corazón.

Comer a Dios para hacerlo parte de mi en mi vida.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

2 comentarios en “Eucaristía, El milagro de la vida.”

  1. Padre Jose Luis, que hermosa su explicaciòn sobre el milagro de la vida – La Eucaristia –
    Me hizo internalizar de manera profunda, que “comer a Dios” hace posible Su presencia en mi y fuera de mi.
    Gracias y que el banquete milagroso trascienda y llegue al caldero del corazòn de toda la humanidad.

  2. Gracias padre José Luis por tan maravillosa explicación. Hace que ese milagro de vida que nosotros recibimos cuando comemos de Dios sea eso que se trasmite hacia mis demás en acciones llenas de amor que vienen de Dios… Dios lo bendiga y le siga concediendo ese don maravilloso que tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *