8 de Diciembre - Oraciones Litúrgicas para la Solemnidad de LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA

Contenido de este artículo

Solemnidad

Antífona de entrada

Desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. 

Porque él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como una esposa que se adorna con sus joyas. (Is. 61,10)

Se canta o se dice el Gloria.

Oración colecta

Señor y Dios nuestro,

por la Concepción Inmaculada de la Virgen María

preparaste a tu Hijo una digna morada,

y en previsión de la muerte de Jesús

la preservaste de todo pecado;

concédenos por su intercesión

llegar a ti purificados de todas nuestras culpas.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo

que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo

y es Dios, por los siglos de los siglos.

Se dice Credo.

Oración sobre las ofrendas

Recibe, Padre, el sacrificio que te ofrecemos

en el día que celebramos la Inmaculada Concepción de la Virgen María,

y así como a ella la preservaste limpia de toda mancha,

por su intercesión, cuídanos también a nosotros

para que nos veamos libres de nuestras culpas.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio

EL MISTERIO DE MARÍA Y DE LA IGLESIA

V.   El Señor esté con ustedes

R.   Y con tu espíritu.

V.   Levantemos el corazón.

R.   Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V.   Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

R.   Es justo y necesario.

Realmente es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación

darte gracias

siempre y en todo lugar,

Señor, Padre santo,

Dios todopoderoso y eterno.

Tú preservaste a la Virgen María

de toda mancha del pecado original

y la enriqueciste con la plenitud de tu gracia,

preparándola para que fuera

la Madre digna de tu Hijo,

y comienzo e imagen de la Iglesia,

esposa de Cristo,

llena de juventud y limpia hermosura.

Purísima debía ser, Señor, 

la Virgen que nos diera el Cordero inocente

que quita el pecado del mundo.

Purísima la que, para todos los hombres,

es ahora intercesora eterna 

y modelo de santidad.

Por eso, unidos a los coros de los ángeles,

cantamos un himno a tu gloria,

diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...

Antífona de comunión

Se han dicho de ti cosas gloriosas, María, porque de ti nació el sol de justicia, Cristo, nuestro Dios.

Oración después de la comunión

Señor, Dios nuestro,

que el sacramento que hemos recibido

repare en nosotros los efectos de aquella culpa

de la que fue preservada la Virgen María

en su Concepción Inmaculada.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Puede impartirse la Bendición solemne de la p.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 8 de Diciembre - Oraciones Litúrgicas para la Solemnidad de LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA puedes visitar la categoría Liturgia.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir