Santos Marcelino y Pedro Mártires

Jose Toro
Santos Marcelino y Pedro Mártires
Santos Marcelino y Pedro Mártires

Los mártires Marcelino y Pedro se desempeñaron como sacerdote y exorcista, respectivamente, en los tiempos de Dioclesino, siendo víctimas durante la gran y última persecución a los cristianos por parte del Imperio Romano entre los años 303 y 313 después de Cristo.

Su historia fue contada por el papa Dámaso I (366-384) a través de poemas en donde relató que los mártires fueron aprendidos y encerrados en una prisión en donde siguieron su labor de evangelización y enseñanza del cristianismo, siendo la única razón por la cual fueron condenados a muerte. Fueron trasladados en secreto a la “Selva Negra” para que nadie pudiera buscar sus restos.

Según se lee en los escritos de Dámaso, fueron obligados a cavar su propia tumba, y luego fueron degollados y enterrados, los asesinatos ocurrieron en la vía Labicana en la actual Casilina.  La noticia se dio a conocer y dos piadosas mujeres llamadas Lucila y Fermila exhumaron sus restos y le dieron digna sepultura. El papa informó que se enteró del hecho de la boca del propio verdugo, quien se convirtió al cristianismo años después del hecho.

En Roma se puede encontrar una basílica en honor a estos dos mártires que fue construida en 1751, en el mismo lugar donde se encontraba la casa de uno de los santos. Actualmente los restos de ambos santos descansan en el monasterio de Selingestadt, Francfort.

Oración a los santos Marcelino y Pedro

Señor, tú has hecho del glorioso testimonio de tus mártires san Marcelino y san Pedro nuestra protección y defensa; concédenos la gracia de seguir sus ejemplo y de vernos continuamente sostenidos por su intercesión. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.