San Rumauldo Abad

San Rumualdo Abad – Imagen referencial tomada de Pixabay

San Romualdo nació en Ravena, Italia, en el año 950, fue un monje que practicó la perfección de la vida monástica.

Era hijo de los gobernantes de aquella ciudad, por ser miembro de la familia Onesti recibió la mejor educación que se podía, su familia y en particular su padre no eran fieles católicos, eran personas violentas y continuamente agredían a los miembros de la familia, situación que provocó la huida de Rumauldo de su casa a temprana edad. El propio santo contó que una vez vio como su padre asesinó a un hombre porque le había retado, hecho que le horrorizó.

El Monasterio

Rumauldo decidió irse a un monasterio donde permaneció tres años en oración y penitencia. El padre superior escribió una breve carta al arzobispo explicando la situación de Rumauldo, explicando que “la imaginación le presentaba con toda viveza los más sensuales gozos del mundo, invitándolo a dejar esa vida de sacrificio y a dedicarse a gozar de los placeres mundanos.

Tentaciones demoníacas

Luego el diablo le traía las molestas y desanimadoras tentaciones de desaliento, haciéndole ver que toda esa vida de oración, silencio y penitencia, era una inutilidad que de nada le iba a servir. Por la noche, con imágenes feas y espantosas, el enemigo del alma se esforzaba por obtener que no se dedicara más a tan heroica vida de santificación. Pero Romualdo redoblaba sus oraciones, sus meditaciones y penitencias, hasta que al fin un día, en medio de los más horrorosos ataques diabólicos, exclamó emocionado: «Jesús misericordioso, ten compasión de mí», y al oír esto, el demonio huyó rápidamente y la paz y la tranquilidad volvieron al alma del santo”.

En una oportunidad fue expulsado del monasterio de Ravena por sus hermanos ya que estos consideraron que había cometido una ofensa, pero el Emperador Otón III, conociendo la vida de santidad que llevaba Romualdo, no lo permitió y en cambio le nombró Abad del lugar. Luego de varios años como líder del monasterio Romualdo se dio cuenta que sus compañeros no alcanzarían el grado de santidad que el buscaba de ellos, razón principal por la cual renunció y se fue a fundar una institución con los principios que él deseaba fueran los de un monje.

Fundó en 1012 la comunidad de Religiosos del Campo de Málduli, Camaldulenses, en honor al cristiano que les donó las tierras en donde construyeron el monasterio. Esta comunidad se dedicaba al silencio, oración y penitencia continua para el perdón de los pecados. Durante más de 30 años fundó lugares de oración en toda Italia para facilitar que los pecadores pudieran ir a orar y a pedir perdón por las ofensas cometidas.

 Durante los últimos 30 años de su vida, el santo hizo muchos milagros en las comunidades en donde trabajaba y profetizó su muerte con 20 años de anterioridad, sufrió además de pesadillas y visiones místicas en donde exclamaba: «Amado Cristo Jesús, ¡tú eres el consuelo más grande que existe para tus amigos!». Luego de un tiempo enfermo, Romualdo murió el 19 de junio de 1027. Fue canonizado por Gregorio XIII en 1582.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.