La Paradura del Niño: Una tradición que sigue viva en los Andes venezolanos

Comparte
0
(0)

La Paradura del Niño forma parte del patrimonio cultural delos Andes venezolanos. Aunque los tiempos van cambiando,  esta tradición sigue viva gracias a la fe que muchas personas mantienen en su corazón, desde cada uno de sus hogares.

¿Qué es la Paradura o Robo del Niño?

La Paradura del Niño, también se denomina robo y búsqueda del Niño Jesús,  sirve para escenificar de diferentes maneras de lo que se medita en el cuarto misterio de gozo: La presentación del Jesús en el templo.

Es, una tradición que forma parte de una devoción que consiste en ‘parar’ al Niño que está en el pesebre realizado para conmemorar la espera de su nacimiento.

Versiones de la Paradura del Niño

De la paradura del niño hay varias versiones:

El Centro de la Paradura del niño es el rosario. Si en una familia no tienen oportunidad de organizar otra versión, bien pueden rezarle el rosario juntos, y realizar el acto de poner el niño de pie. 

Los Cantos de la Paradura del niño

La ‘paradura’ se hace al ritmo de los cantos propios del momento, muchos de ellos autóctonos de los andes, acompañados a su vez del rezo del Santo Rosario, donde los devotos manifiestan sus peticiones al Niño Jesús y sus ofrecimientos para el venidero año.

Esta bonita actividad religiosa es celebrada en la mayoría de los pueblos de Mérida, Trujillo y Táchira, localidades andinas donde prevalecen muchas y diferentes costumbres.

Hay que decir que es una experiencia maravillosa que se puede palpar en las paraduras realizadas, sobre todo,  en el páramo andino, donde vibran las voces y los violines que parecen rezar junto a los asistentes en cada verso cantado.

Por otra parte, señala la historia que las primeras celebraciones de paradura que se realizaron en Mérida datan de los años 50  y 60.

¿Cuándo se celebra la Paradura del Niño?

La Paradura del Niño da inicio el 25 de diciembre, luego de festejado el nacimiento del Salvador, y culmina el 2 de febrero con la celebración de la Virgen de la Candelaria. Durante ese periodo de tiempo, los hogares cristianos pueden prepararse para homenajear al Niño Jesús con fe y devoción, además agradecer la presencia de Jesús en medio de nosotros.

Versiones de la Paradura del niño

Para los cristianos católicos, celebrar la Paradura del Niño es símbolo de alegría y de compartir la oración en familia.

Los Padrinos

Tradicionalmentese acostumbra que el dueño de la casa pida a algunas personas que sirvan de padrinos del Niño durante el canto de los versos, los cuales van indicando lo que estas personas seleccionadas deben ir realizando con reverencia.

Son los padrinos los presidentes de la celebración, ellos van guiando a la comunidad o la familia.Levanten padrinos, vamos para afuera a pasear al Niño, Rey de cielo y tierra”, es la estrofa de los versos que indica la realización del paseo con la imagen del Niño junto a la de la Virgen María y San José, al ritmo de los cantos que son acompañados generalmente con cuatro y tambores.

A su vez, se acostumbra  llevar durante el recorrido una vela encendida. Este verso lo dice así: “Todos los pastores, enciendan las velas que hoy se va parar Dios del cielo y tierra”; a este pedido, todos los acompañantes participan mientras el Niño es paseado con un pañuelo o cesta, según la elección del devoto, hasta un lugar establecido y luego retornan al sitio de origen para que los padrinos coloquen de pie al Niño. Cabe destacar que antes de eso, como parte de la celebración, el Niño es presentado a cada persona para que sea adorado por medio de un beso.

Por otra parte, en algunos pueblos de la región andina, como es el caso de Tovar en el estado Mérida, se tiene por tradición escenificar el robo y la búsqueda del Niño, es decir, que el Niño es llevado a otra casa donde permanece hasta que sus dueños van en a su encuentro al son de los cantos.

El rezo del Rosario

“Esto dijo Cristo al pie del calvario se acaban los versos se reza el Rosario”. Esta glosa marca el fin de los versos para continuar con el rezo del Rosario. En algunos hogares de los Andes venezolanos, entre cada misterio, se realizan cantos como: Niño lindo, Dulce Jesús mío o A ti te cantamos, entre muchos otros.

Finalizados los misterios del Rosario, las familias invocan con tesón la maternal protección de María con el canto de la Salve; en otros hogares pueden sumarse las Alabanzas al Santísimo Sacramento del Altar. En algunos pueblos se realizan las paraduras del Niño viviente, utilizando vestuarios para representar personajes que están incluidos en esta adoración a Jesús.

En las paraduras del Niño es costumbre la realización, al finalizar, de un compartir o ágape con bizcochuelo, vino y dulces, así como la preparación de alguna comida que se da a los participantes en esta devoción.

Es preciso decir que desde sus inicios, la Paradura del Niño ha sido acompañada por la música. En muchos rincones de los Andes hay grupos que durante el año se preparan para rendir honor al Niño Jesús con la música, siendo el canto más popular  aquel cuya copla reza: Dulce Jesús mío, mi Niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

¿Qué sentido tiene realizar la paradura del Niño?

Más que una tradición, a lo largo del tiempo, ha quedado demostrado que la realización de las paraduras posee en sí una gran estima y genera mucha devoción en medio de los feligreses.

Para algunos sacerdotes, el sentido de las paraduras es salir al encuentro de Jesús encarnado que refleja la manifestación de amor más grande de Dios hacia los hombres. Así mismo, se trata de encaminarse en la búsqueda del Dios viviente, andar con él para recibir la alegría que será eterna cuando compartamos su gloria.

Quizá te pueda interesar: ¿Qué es la Liturgia Católica?

Versos de la Paradura del Niño

Dulce Jesús mío, Mi niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

Dulce Jesús mío, Mi niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

Alabar a Dios en primer lugar y después al  niño que está en el altar.

Al portal nos vamos con gran alegría, a  cantarle al niño, el hijo de María.

Al portal nos vamos con gran devoción a visitar al niño es nuestra intención.

Alabo el misterio de La Trinidad, que son tres personas y un Dios de verdad.

Alabo el misterio de la Encarnación, que son tres personas y un Dios el perdón.

La madrina tiene a los pies del niño, el padrino tiene su rostro de vino.

Que dicha tan grande la de los padrinos, tener en sus manos al Divino Niño.

Levanten padrinos, vamos para afuera a pasear al niño Dios de cielo y tierra.

Al salir afuera brillan las estrellas y el niño Jesús se alumbra con ellas.

Pasito a palito que ya viene el día y en el medio viene la virgen María.

Vean a Jesús como va sonriendo y sus dos padrinos que hoy le están sirviendo.

Enciendan las velas para que haya luz. para ir al pesebre a ver a Jesús.

El niño Jesús en el portal nació y por enseñarnos la vela encendió.

Hínquense padrinos, hínquense en el suelo que están adorando al rey de  los cielos.

Las nubes azules cantan estribillos, abrasen los cielos descubran al niño.

Cuando cantan Glorias viene contemplado música del cielo, váyanlo bajando.

Bajen al niñito pónganlo en sus manos, que nos de la gloria que es lo que deseamos.

Amados padrinos vamos para adentro a llevar al niño a su nacimiento.

Vean a Jesús como va llegando y sus dos padrinos lo van alumbrando.

Ha llegado el niño al pie del portal y sus dos padrinos lo van a parar.

Hínquense padrinos al pie del portal que es el niño Dios que hoy van a parar.

Besen a Jesús, váyanlo besando, besen ya sus pies,  besen ya sus manos.

San José y la Virgen se están admirando de ver que a su niño hoy lo están besando…

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!