La obediencia cómo virtud del cristiano

Qué diferente modo de pensar de estos primeros seguidores de Jesús y de muchos de los que hoy nos decimos discípulos del Resucitado.

Para ellos la Palabra de Jesús era verdaderamente Palabra de Dios, por lo que no se ponía ni en duda ni en discusión, y cuando llegaba el momento en que se tenía que decidir y tomar partido, eran claros: "Primero debemos obedecer a Dios y luego a los hombres", aunque esto les pudiera costar la vida. Hoy, no sólo se discute si es o no posible vivir los mandamientos (o algunos de ellos), sino que, por la manera de actuar, para muchos, el Evangelio no pasa de ser "otra opinión". Esto, lógicamente, hace que cuando se tiene que tomar partido o decidir entre los valores del Evangelio y los del mundo, la balanza se incline hacia el mundo.

Producto de esto es toda la injusticia que vivimos en nuestra sociedad, la falta de compromiso social, y la frialdad en muchos cristianos. Es necesario pedirle al Espíritu Santo que vitalice en nosotros el celo por el Evangelio y que fortalezca nuestra voluntad para que, como los apóstoles, podamos hacer siempre la voluntad de Dios, aunque ésta no agrade a aquellos con los que convivimos.

Es interesante el binomio que utiliza San Juan en el pasaje del evangelio de este día. Fijémonos que dice: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna. Pero el que es rebelde al Hijo no verá la vida". De manera que no basta creer, sino que es necesario obedecer.

Esto lo refiero pues hay algunos hermanos que dicen: "Yo creo en Dios, incluso yo creo en Jesucristo pero "no voy a misa"; o algunos otros: "Yo soy un buen cristiano, pero en lo que se refiere a mis negocios, sigo la "ley del más fuerte". Este abismo que se va creando entre fe y vida, entre creer y obedecer es el que hace que la resurrección de Cristo no se manifieste con fuerza en muchas comunidades.

Es esencial creer, pero esto es fundamentalmente un don de Dios (pues quién puede creer que un hombre resucitó hace dos mil años y aún está vivo, si no es porque Dios se lo atestigua en el corazón); sin embargo, obedecer es una respuesta libre de nuestra voluntad a la fe en el Resucitado. Jesús nos probó que es Dios resucitando, probémosle que realmente creemos en su resurrección y en él mismo, llevando una vida conforme al Evangelio. Creo que es justo, ¿no?

Bendecido jueves. 🙏🏻🌾

Miguel Gutierrez

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La obediencia cómo virtud del cristiano puedes visitar la categoría Artículos.

Contenido Relacionado

    3 Comentarios

  1. Mirna Arely Murgas dice:

    Me encantó la reflexión, excelente me ayudará para explicar a mis hermanos

  2. Ingrid dice:

    Felicidades! Y gracias por la reflexión del evangelio, orientado hacia la internalozacion de que para ser un buen cristiano hay que seguir el camino de la obediencia al Padre, como hizo JESUS.

  3. Aracelis dice:

    Que Hermoso Gracias Que Dios lo Bendiga y nos sigan nutriendo con la palabra de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir