Guión para MISA DOMINGO 28 de febrero 2021 – Moniciones, Lecturas

Comparte
0
(0)

II DOMINGO DEL TIEMPO DE CUARESMA

RITOS INICIALES

MONICIÓN DE ENTRADA 

Bienvenidos sean todos ustedes, hermanos y amigos. Nos sentimos felices de que estén aquí entre nosotros, y les deseamos paz y alegría de parte del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. 

La cuaresma es un camino de fe y obediencia a Dios. En este II Domingo de Cuaresma la Liturgia de la Palabra nos habla de escuchar a Dios y hacerle caso, escucharlo y obedecerlo. Pero eso sólo es posible desde la fe, desde que confiemos ciegamente en su amor eterno. Veremos a Abraham en actitud de escucha y obediencia total a un misterioso mandato de Dios. En el Monte Tabor el Padre mismo nos manda que le hagamos caso a su Hijo. Sólo escuchando a Jesús podremos llegar a la obediencia de la fe y la transfiguración.

 Llenos de alegría por la Presencia del Resucitado aquí y ahora entre nosotros, pongámonos de pie para darle gracias a Dios Padre.

CANTO DE ENTRADA

Celebrante (C) En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre. y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.

Y con tu espíritu.

Saludo del Obispo

ACTO PENITENCIAL

C. Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra, y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre virgen, a los ángeles, a los santos, y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor. Amén.

C. Dios Todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Amén.

CANTO DEL SEÑOR TEN PIEDAD

Mons. – ORACIÓN COLECTA 

Amén

LITURGIA DE LA PALABRA (Lecturas)

MONICIÓN PRIMERA LECTURA 

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Génesis 9,8-15)

La obediencia de Abraham en el sacrificio de su hijo trasciende todo parámetro racional. Sólo desde la fe se puede entender este gesto del Patriarca.  Escuchemos con  atención.

1ra. LECTURA 

Lectura del libro del Génesis 

En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán, llamándole: 

“¡Abrahán!” 

Él respondió: 

“Aquí me tienes.” 

Dios le dijo: 

“Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo allí en sacrificio, en uno de los montes que yo te indicaré.” 

Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí el altar y apiló la leña, luego ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. 

Entonces Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo:

“¡Abrahán, Abrahán!”

Él contestó: 

“Aquí me tienes.” 

El ángel le ordenó: 

“No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, tu único hijo.” 

Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en la maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. 

El ángel del Señor volvió a gritar a Abrahán desde el cielo: 

“Juro por mí mismo -lo afirma el Señor-: Por haber hecho esto, por no haberte reservado a tu hijo único, te bendeciré, multiplicaré a tus descendientes como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistarán las puertas de las ciudades enemigas. Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido.” 

Palabra de Dios

Te alabamos Señor

Salmo Responsorial

R/: Tus caminos, Señor, son mi misericordia y lealtad 

para los que guardan tu alianza. 

Tenía fe, aun cuando dije: 

“¡Qué desdichado soy!” 

Mucho le cuesta al Señor 

la muerte de sus fieles. 

Señor, yo soy tu siervo, 

siervo tuyo, hijo de tu esclava: 

rompiste mis cadenas. 

Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor. 

Cumpliré al Señor mis promesas

en presencia de todo el pueblo,

en la entrada de la casa del Señor,

en medio de ti, Jerusalén. 

MONICIÓN 2da. LECTURA 

 MONICION SEGUNDA LECTURA (Romanos 8,31-34)

Pablo nos recuerda que toda nuestra fuerza, alegría, esperanza y libertad nace de la certeza de que Dios está con nosotros. Porque si Él está con nosotros, ¿quién podrá contra nosotros? Escuchemos.

2da. LECTURA 

Segunda Lectura: 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos

Hermanos: 

Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? 

El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? 

¿Quién acusará a los elegidos de Dios? 

¿Dios, el que justifica? 

¿Quién condenará? 

¿Será acaso Cristo, que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros?

Palabra de Dios

Queridos hermanos: 

Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por los culpables, para conducirnos a Dios. 

Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida. Con este Espíritu, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados que en un tiempo habían sido rebeldes, cuando la paciencia de Dios aguardaba en tiempos de Noé, mientras se construía el arca, en la que unos pocos -ocho personas- se salvaron cruzando las aguas. 

Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente los salva: que no consiste en limpiar una suciedad corporal, sino en implorar de Dios una conciencia pura, por la resurrección de Jesucristo, que llegó al cielo, se le sometieron ángeles, autoridades y poderes, y está a la derecha de Dios.

Palabra del Señor

Te alabamos Señor

MONICION EVANGELIO (Marcos 9,2-10)

En la cumbre del monte Tabor, camino hacia Jerusalén, ante un Jesús transfigurado viene de parte de Dios Padre esta revelación y este mandato: “Este es mi Hijo amado. Escúchenlo.” Pongámonos de pie, y escuchémoslo. 

Master inicia cuenta regresiva al faltar 10 Seg para estar preparados en Estudio.

CANTO Interleccional

EVANGELIO

+ Proclamación del santo evangelio según san Marcos

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún lavandero del mundo. 

Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. 

Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: 

“Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.” 

Estaban asustados, y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: 

“Éste es mi Hijo amado; escúchenlo.” 

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. 

Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: 

“No le cuenten a nadie lo que han visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.” 

Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de “resucitar de entre los muertos”. 

Palabra del Señor

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. 

Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. 

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: “Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: conviértanse y crean en el Evangelio.”

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

El Obispo Auxiliar presenta la

Master inicia cuenta regresiva al faltar 10 Seg para estar preparados en Estudio. 

Enfocar a Mons. 

CREDO 

Creo en Dios Padre Todopoderoso

Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES (Obispo)

(Obispo) Invoquemos con corazón unánime y plegaria ferviente, a Dios Padre, fuente y origen de todo bien: A cada invocación responderemos: Escúchanos, Señor.

PETICIONES DE LOS FIELES o Peticiones

(Lector) Para que en esta Cuaresma, todos los que formamos la Iglesia renovemos nuestro compromiso con Dios con una conciencia pura. Oremos al Señor.Escúchanos, Señor.

Por la santa Iglesia, reunida aquí en el nombre del Señor y extendida por todo el mundo, roguemos al Señor.Escúchanos, Señor. 

(Lector) Para que quienes tienen responsabilidades en la vida política y social, reconozcan sus pecados y conviertan sus corazones para prestar un mejor servicio al pueblo. Oremos al Señor. Escúchanos, Señor.

(Lector) Para que la Cuaresma nos mueva a practicar la caridad con quienes son marginados en nuestras sociedades. Oremos al Señor. Escúchanos, Señor.

(Lector) Por nuestros hermanos difuntos, para que Dios los reciba en su reino de luz y de felicidad, roguemos al Señor. Escúchanos, Señor.

(Lector) Por la Selección Estudiantes de Mérida para que con el deporte sean ejemplo de formación de las juventudes. Escúchanos, Señor. 

(Obispo) C. Dios nuestro, que en Cristo, tu Hijo, nos has dado el único maestro de sabiduría y el verdadero libertador de las fuerzas del mal, haz que seamos fuertes en la confesión de la fe, para que proclamemos siempre –de palabra y de obra– tu verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén

LITURGIA EUCARÍSTiCA

En este momento se arregla el altar con el cáliz y el vino. Es importante visibilizar el gesto, sobre todo el momento de la desinfección de las manos del celebrante y concelebrantes. 

CANTO DEL OFERTORIO

OFERTORIO 

(Obispo)Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida.

Bendito seas por siempre, Señor.

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación.

Bendito seas por siempre, Señor.

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con ustedes.

y con tu espíritu.

Levantemos el corazón.

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

C. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario…

…aclamando sin cesar 

CANTO DEL SANTO

CONSAGRACIÓN

(Obispo) Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y + la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.

El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

“Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes”.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

“Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Hagan esto en conmemoración mía”.

Éste es el Misterio de la fe.

Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!

(Obispo) Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y Resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el Pan de vida y el Cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad

a cuantos participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Continúa los concelebrantes hasta “compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas”. Pendiente en Cámara. 

(Concelebrante) Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra y reunida aquí en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho partícipes de su vida inmortal; y con el Papa Francisco, con nuestro Arzobispo Cardenal Baltazar Porras y su Obispo Auxiliar Luis Enrique Rojas  y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la Resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro. Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen, Madre de Dios, su Esposo San José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

(Obispo) Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN

(Obispo) Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

(Obispo) Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo.

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

La paz del Señor esté siempre con ustedes.

Y con tu espíritu.

Dense virtualmente un abrazo de paz.

CANTO DEL CORDERO DE DIOS

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme.

COMUNIÓN

Comunión de los presentes bajo 1 sola especie. 

Comunión espiritual (voz en off)

 (Sr Freddy)  Comunión Espiritual  

Invitamos a quienes nos siguen a través de la televisión y la radio a realizar una comunión espiritual desde nuestros hogares

Creo, Jesús mío que estás realmente presente

en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo por sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma.

Pero como ahora no puedo recibirte sacramentalmente,

ven a lo menos espiritualmente a mi corazón.

Y como si ya te hubiese recibido,

Te abrazo y me uno del todo a Ti.

Señor, no permitas que jamás

Me aparte de Ti.

Amén.

(San Alfonso María de Ligorio)

Se purifican las vasos sagrados mientras se realiza la purificación. Canto de Comunión Coro Alaba

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Oh Dios y Padre nuestro:

Nadie sino tú puede comprender plenamente

las penas y alegrías que experimentamos,

ya que tu Hijo se hizo uno de nosotros.

Por la fuerza que él nos ha dado en esta eucaristía,

que sepamos acercarnos los unos a los otros

y compartir los unos las penas y alegrías de los otros.

Y cuando las palabras nos fallen,

que sepamos estar simplemente cerca de los que sufren

en respetuoso silencio,

a causa de aquél que está siempre cerca de nosotros

y nos cura de todas las enfermedades,

Jesucristo, nuestro Señor.

Amén

Informaciones Pbro. Ricardo Vielma

COMENTARIOS OBISPO AUXILIAR

RITO DE DESPEDIDA

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

Amén.

Pueden ir en paz.

Demos gracias a Dios.

DESPEDIDA DE LA CADENA RADIAL (Voz en Off)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

1 comentario en “Guión para MISA DOMINGO 28 de febrero 2021 – Moniciones, Lecturas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *