Guión MISA DOMINGO 14 de febrero 2021 – Moniciones y Lecturas

Comparte
0
(0)

 VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

RITOS INICIALES

LECTURA DE INTENCIONES DEL DÍA 

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos sean todos ustedes, hermanos y amigos. Que el Señor Jesús nos cure de todos nuestros males.

Estamos en el Sexto Domingo del Tiempo Ordinario. La liturgia de la Palabra de hoy nos habla de cómo el mal nos escandaliza y nos asusta a tal punto que muchas veces lo combatimos con un mal mayor: la falta de compasión. Cuántas veces – por temor a contagiarnos – alejamos de nosotros a los pecadores, los hambrientos, los enfermos y los excluimos de nuestra comunidad.  Hoy Jesús rompe este cerco, y nos invita a seguir su ejemplo. Compadecido ante el grito del leproso, Jesús combate el mal acogiendo la miseria del otro y aceptando tomar sobre sí su sufrimiento. 

Seguros de la presencia del Resucitado aquí y ahora en medio de nosotros, nos ponemos de pie para celebrar con gozo al Señor que perdona y limpia nuestro pecado.

CANTO DE ENTRADA

Celebrante (C) En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre. y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.

Y con tu espíritu.

Saludo del Obispo

ACTO PENITENCIAL

C. Hermanos: para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra, y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María siempre virgen, a los ángeles, a los santos, y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios nuestro Señor. Amén.

C. Dios Todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Amén.

CANTO DEL SEÑOR TEN PIEDAD Y CANTO DEL GLORIA (Coro Alaba)

Mons. – ORACIÓN COLECTA

Amén

LITURGIA DE LA PALABRA (Lecturas)

Todas las lecturas y moniciones serán en vídeo. Colocamos los textos como guía. 

MONICIÓN PRIMERA LECTURA

La Primera Lectura nos recuerda que en Israel, la lepra no era sólo una enfermedad sino también signo de pecado. Por eso, la ley de Moisés excluía al enfermo de toda actividad comunitaria y lo hundía en la desestima total. Escuchemos atentamente.

1ra. LECTURA 

Levítico 13,1-2. 44-46.

Lectura del libro del Levítico.

El Señor dijo a Moisés y a Aarón:

Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel y se le produzca la lepra, será llevado ante el sacerdote Aarón o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra, y es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza.

El que haya sido declarado enfermo de lepra, andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: «¡Impuro, impuro!» 

Mientras le dure la lepra, seguirá impuro: vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.

Palabra de Dios

Palabra de Dios

Te alabamos Señor

R/: Tú eres mi refugio;

me rodeas de cantos de liberación.

Dichoso el que está absuelto de su culpa, 

a quien le han sepultado su pecado; 

dichoso el hombre a quien el Señor 

no le apunta el delito.

R/:

Había pecado, lo reconocí, 

no te encubrí mi delito; 

propuse: «confesaré al Señor mi culpa», 

y tú perdonaste mi culpa y mi pecado.

R/:

Alégrense, justos, con el Señor, 

aclámenlo, los de corazón sincero.

MONICIÓN 2da. LECTURA 

En la Segunda Lectura Pablo insiste en que en el apostolado la regla fundamental no es de orden moral sino espiritual: hacer todo lo que pueda ayudar a las personas a acercarse a Dios. Escuchemos atentamente.

2da. LECTURA 

Segunda Lectura: (1 Corintios 10,31-11,1)

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios.

Hermanos:

Cuando coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para gloria de Dios.

No den motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios.

Por mi parte, yo procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de ellos, para que todos se salven.

Sigan mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo.

Palabra del Señor

Te alabamos Señor

MONICIÓN DEL EVANGELIO 

Movido por la misericordia ante la súplica del leproso, Jesús desafía la ley de Moisés, toca al leproso y le da esta Buena Noticia: “Quiero que quedes limpio.” Abramos el oído, la mente y el corazón y pongámonos de pie para acoger la Palabra. 

Master inicia cuenta regresiva al faltar 10 Seg para estar preparados en Estudio.

CANTO DEL ALELUYA (En vivo) (coro Alaba)

EVANGELIO

+ Proclamación del santo Evangelio según San Marcos.

En aquel tiempo se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:

-Si quieres, puedes limpiarme.

Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo:

-Quiero: queda limpio.

La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio.

El lo despidió, encargándole severamente:

-No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.

Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor

Gloria a Ti, Señor Jesús

Enfocar a Mons.  

El Obispo Auxiliar presenta la

HOMILÍA DEL  CARDENAL

Master inicia cuenta regresiva al faltar 10 Seg para estar preparados en Estudio. 

Enfocar a Mons. 

CREDO 

Creo en Dios Padre Todopoderoso

Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES (Obispo)

(Obispo) Invoquemos con corazón unánime y plegaria ferviente, a Dios Padre, fuente y origen de todo bien: A cada invocación responderemos: Escúchanos, Señor.

PETICIONES DE LOS FIELES  (En Vivo)

(Lector) Por la santa Iglesia, reunida aquí en el nombre del Señor y extendida por todo el mundo, roguemos al Señor.

Escúchanos, Señor.

(Lector) Por nuestra comunidad, por su prosperidad y por la de todos los que en ella habitan, roguemos al Señor.

Escúchanos, Señor.

(Lector) Por los que están de viaje, por los enfermos y por los prisioneros, por los pobres y por todos los que sufren, roguemos al Señor.

Escúchanos, Señor.

(Lector) Por nuestros hermanos difuntos, para que Dios los reciba en su reino de luz y de felicidad, roguemos al Señor.

Escúchanos, Señor.

(Obispo) C. Dios nuestro, que en Cristo, tu Hijo, nos has dado el único maestro de sabiduría y el verdadero libertador de las fuerzas del mal, haz que seamos fuertes en la confesión de la fe, para que proclamemos siempre –de palabra y de obra– tu verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén

LITURGIA EUCARÍSTiCA

En este momento se arregla el altar con el cáliz y el vino. Es importante visibilizar el gesto, sobre todo el momento de la desinfección de las manos del celebrante y concelebrantes. 

CANTO DEL OFERTORIO (En Vivo)

OFERTORIO 

(Obispo)Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida.

Bendito seas por siempre, Señor.

Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación.

Bendito seas por siempre, Señor.

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS (En Vivo. Mons.)

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con ustedes.

y con tu espíritu.

Levantemos el corazón.

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

C. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario…

…aclamando sin cesar 

CANTO DEL SANTO

CONSAGRACIÓN

(Obispo) Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y + la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.

El cual, cuando iba a ser entregado a su Pasión, voluntariamente aceptada, tomó pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

“Tomen y coman todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes”.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, y, dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:

“Tomen y beban todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por ustedes y por muchos para el perdón de los pecados. Hagan esto en conmemoración mía”.

Éste es el Misterio de la fe.

Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!

(Obispo) Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y Resurrección de tu Hijo, te ofrecemos el Pan de vida y el Cáliz de salvación, y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad

a cuantos participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Continúa los concelebrantes hasta “compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas”. Pendiente en Cámara. 

(Concelebrante) Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra y reunida aquí en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho partícipes de su vida inmortal; y con el Papa Francisco, con nuestro Arzobispo Cardenal Baltazar Porras y su Obispo Auxiliar Luis Enrique Rojas  y todos los pastores que cuidan de tu pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la Resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a contemplar la luz de tu rostro. Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la Virgen, Madre de Dios, su Esposo San José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

(Obispo) Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN

(Obispo) Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

(Obispo) Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo.

Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

La paz del Señor esté siempre con ustedes.

Y con tu espíritu.

Dense virtualmente un abrazo de paz.

CANTO DEL CORDERO DE DIOS (coro)

Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastará para sanarme.

COMUNIÓN

Comunión de los presentes bajo 1 sola especie. 

Comunión espiritual (voz en off)

 (Sr Freddy)  Comunión Espiritual  

Invitamos a quienes nos siguen a través de la televisión y la radio a realizar una comunión espiritual desde nuestros hogares

Creo, Jesús mío que estás realmente presente

en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo por sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma.

Pero como ahora no puedo recibirte sacramentalmente,

ven a lo menos espiritualmente a mi corazón.

Y como si ya te hubiese recibido,

Te abrazo y me uno del todo a Ti.

Señor, no permitas que jamás

Me aparte de Ti.

Amén.

(San Alfonso María de Ligorio)

Se purifican las vasos sagrados mientras se realiza la purificación. Canto de Comunión Coro Alaba

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Oh Dios y Padre nuestro:

Nadie sino tú puede comprender plenamente

las penas y alegrías que experimentamos,

ya que tu Hijo se hizo uno de nosotros.

Por la fuerza que él nos ha dado en esta eucaristía,

que sepamos acercarnos los unos a los otros

y compartir los unos las penas y alegrías de los otros.

Y cuando las palabras nos fallen,

que sepamos estar simplemente cerca de los que sufren

en respetuoso silencio,

a causa de aquél que está siempre cerca de nosotros

y nos cura de todas las enfermedades,

Jesucristo, nuestro Señor.

Amén

Informaciones Pbro. Ricardo Vielma

COMENTARIOS OBISPO AUXILIAR

RITO DE DESPEDIDA

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes.

Amén.

Pueden ir en paz.

Demos gracias a Dios.

DESPEDIDA DE LA CADENA RADIAL (Voz en Off)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

5 comentarios en “Guión MISA DOMINGO 14 de febrero 2021 – Moniciones y Lecturas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *