Moniciones al IV DOMINGO ORDINARIO – Ciclo B – 

Comparte
0
(0)

31 de Enero de 2021

Tips Litúrgicos

Verde // IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO; // Misa del
domingo, Gloria, Credo, prefacio dominical. // Se prohíben las Misas
de difuntos, excepto la exequial.// 1ª Lectura: Dt 18, 15-20; Salmo: Sal
94; 2ª Lectura: 1 Cor 7, 32-35; Evangelio: Mc 1, 21-28.
LITURGIA DE LAS HORAS: del domingo.

*Jornada de la infancia y adolescencia Misionera.
*Este año se omite la memoria de San Juan Bosco

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos sean todos ustedes, hermanos y amigos. Ojalá hoy todos nosotros escuchemos la voz de Dios y no endurezcamos nuestros corazones.

Estamos en el Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario. La liturgia de la Palabra de hoy nos habla del poder de la Palabra de Dios y de la autoridad con que hablaba Jesús. Su Palabra asombra a los que lo escuchan, libera y rescata a los que le hacen caso. Todo el poder de la Palabra radica en su capacidad de transformación mientras escuchamos. Es en la escucha de la Palabra donde Dios se hace presente y sana. La Palabra que nos creó también habrá de sanarnos. 

Seguros de Presencia del Resucitado aquí y ahora entre nosotros, pongámonos de pie y celebremos con gozo esta Eucaristía. 

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Deuteronomio 18,15-20)

Por medio de Moisés, Dios anuncia que vendrá el Profeta Perfecto, que hablará con la misma autoridad de Dios porque hará presente a Dios mismo. ¿Cómo recibe nuestro corazón esta noticia?

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (1 Corintios 7,32-35)

En su ardor por la difusión del Evangelio, Pablo exhorta a sus lectores a consagrarse al celibato para estar, así, totalmente disponibles a Dios. ¿Qué pasa en nuestro corazón mientras escuchamos esta Palabra?

MONICIÓN EVANGELIO (Marcos 1,21-28)

Hoy Jesús no sólo nos trae la Buena Noticia sino que nos habla con autoridad y convicción. Su Palabra tiene el poder de sanar. Abramos el oído, la mente y el corazón: fijémonos en cómo Jesús nos habla, y en cómo nosotros lo escuchamos.  Pongámonos de pie para la proclamación del Santo Evangelio.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *