¿Qué es La Admisión a las Ordenes?

    

   Hola Dios te bendiga, soy el Padre José Luis Toro, te escribo desde Venezuela. El rito de admisión a las ordenes es uno de los ministerios que solicitan aquellos que desean ser sacerdotes cuando ya llevan varios años de formación en el seminario. En un seminario de formación para la vida sacerdotal el candidato va viviendo su experiencia de fe y de crecimiento de forma progresiva, por etapas o fases. La admisión a las Sagradas Ordenes forma parte de una de ellas.

La admisión a las Ordenes

Normalmente los seminaristas pasan varios años en el seminario antes de solicitar la admisión al sacerdocio ministerial.

Esta petición es un acto jurídico, que después del Concilio Vaticano II vino a sustituir a la Tonsura.

La tonsura indicaba la entrada en el estado clerical por medio de una ceremonia en presencia del obispo o de la persona encargada por él.

En él se rapaban parte del cabello de la cabeza como señal de consagración a Dios.

Sacerdote Haciendo la Tonsura Fuente: Acción Litúrgica

En la actualidad la Admisión a las Ordenes no indica la entrada de un candidato al estado clerical.

La entrada a este estado se inicia el día de la ordenación diaconal, pero continúa manteniendo su condición de consagración a Dios.

Breve reseña Histórica del Rito de la Admisión a las Órdenes

El Rito comenzó a ponerse en práctica luego del Concilio Vaticano II, pues  varios obispos le pidieron al Papa Pablo VI el favor de proceder a la revisión de las ordenes menores y del subdiaconado con la intención de actualizar a la Iglesia.

Las ordenes menores no siempre han sido las mismas, pidieron  suprimir lo innecesario y introducir cosas que fueran necesarias para el preparar al presbítero de hoy.

Así el 15 de agosto de 1972 publica dos Cartas Apostólicas: Ministeria quaedam y Ad Pascendum con las que reformó el proceso de recepción de los ministerios y las ordenes menores.

Dado que algunos ministerios (ordenes menores) también eran recibidos  seglares se instituyó un Rito nuevo, llamado Admisión a las Ordenes Sagradas, que sólo recibirían los candidatos al sacerdocio ministerial.

La carta manifiesta que serán admitidos sólo aquellos que den muestra de verdadera vocación, adornados de buenas costumbres y libres de defectos psíquicos y físicos

Quizá pueda interesarte: 

¿QUÉ ES UNA MONICIÓN?- Todo lo que necesitas saber

¿Cómo se hace un Guión Litúrgico para la misa?

La Novedades del Rito de la Admisión a las Ordenes

  1. Se suprime el rito de la Tonsura, rito que databa desde los siglos IV y V.
  2. Los candidatos al sacerdocio no gozan de fuero eclesiástico.
  3. El Rito de la admisión a las ordenes no se realiza con la entrada al Seminario sino casi a la mitad del proceso formativo (3 o 4 año de formación o en el primero de teología de la Etapa Configurativa).
  4. Se mantiene en el Rito la Imposición de la Sotana y el sobrepelliz.

Accede al RITO PARA LA ADMISIÓN A LAS SAGRADAS ÓRDENES

El Código de Derecho Canónico y la Admisión a las Ordenes

El Rito de Admisión tiene un doble aspecto, un espiritual-litúrgico y otro jurídico.

El candidato manifiesta públicamente su disposición libre y voluntaria para acceder a las ordenes sagradas.

Este carácter público debe ser también por  escrito, en donde el candidato hace la petición por medio de una Carta dirigida a su superior mayor (El ordinario del Lugar u obispo o superior religioso).

Además el rito de admisión es de carácter obligatorio:

Ningún aspirante al diaconado o al presbiterado debe recibir la ordenación de Diácono o de presbítero sin haber sido admitido antes como candidato por la autoridad indicada en los cáns, 1016 y 1019, con el rito litúrgico establecido, previa solicitud escrita y firmada de su puño y letra, que ha de ser aceptada también por escrito por la misma autoridad. (Canon 1034)

Corresponde a quienes piden a la Iglesia ser admitidos como candidatos al Orden sagrado del presbiterado.

Ellos expresan públicamente su deseo de entregarse al servicio de Dios y de los hermanos.

¿Qué es Orar?- Definición y Consejos por Padre José Toro

Aprender a orar  puede ser una de las dificultades más grandes que se le presenta a una persona que quiere vivir su fe. Todos sabemos que para vivir en comunión con Cristo debemos orar constantemente, sin desfallecer. El sentido de la Oración pasa por saber qué es. Creo que no le encontraremos sentido a todas … Leer más