Spoiler Carmelitano.

0
(0)

Spoiler Carmelitano

Este Spoiler es una joven carmelita que está participando del Encuentro Juvenil Carmelitano, ella hoy nos ha iluminado con su reflexión durante la Sabatina Juvenil, cuando lo leí dije: “esto lo tienen que leer más personas”. Por eso, lo comparto con ustedes, espero lo disfruten tanto como yo.

La alegría y las hamburguesas.

A lo largo de mi vida me he considerado una persona alegre, siempre recuerdo una conversación donde me decían que la vida era como una película de tragedias con comerciales de felicidad, muy cortos (sí, creo que eso también lo dijo Deadpool) pero, recuerdo que yo replicaba que me parecía todo lo contrario: “la vida era una maravillosa película que también merecía tener un buen conflicto para que fuese interesante, y que todo todo cuestión de ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío”.

Ahora bien, mi perspectiva sobre la felicidad en la vida no ha cambiado demasiado, pero desde hace un tiempo que la alegría se siente como un camino cuesta arriba. Personalmente, la temática de este encuentro me ha interpelado directamente creo que ser feliz ya no es tan fácil como cuando tenía 10 años… Puede que también se deba a que estoy adolescente.

El escuchar: “Alégrate llena de gracia” pienso que indiscutiblemente, la entrada de Jesús en la vida de María significó una alegría, una inmensa felicidad. Sin embargo, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. La alegría de María, estaba acompañada de las más humanas penas. Pero aún dónde abundó la maldad, sobre abundó la gracia.
Porque la alegría de María estaba acompañada de algo importante la gracia.

Ya no es tan fácil ser feliz como a mis 10 años, pero mis alegrías son mayores, mis motivaciones distintas y mis luchas diferentes. Mis modelos a seguir también han cambiado. Y en Maria sin duda encuentro uno: no sólo el de una mujer que era humilde y sencilla porque tuvo la gracia de nacer con esa personalidad, sino también el de una que con guáramo (temple) afrontó las adversidades de ser la Madre de Dios.
La alegría es una audacia mucho más si tu alegría es tener a Dios en tu vida… Pero, recordemos que aún sabiendo lo que se venía, dijo María: “Mi espíritu se alegra en Dios mi salvador”.

Estuve haciendo una “alegre-indagación” para ver si mis amigos eran alegres… las respuestas fueron tan variadas como cada uno de ellos. Pero, algo me quedó claro, la alegría marca un antes y un después en quien la experimenta.

Alguien me dijo que “estar alegre era como comer una hamburguesa, estaba bien hasta que te volvía a dar hambre”. Me causó gracia y me recordó a Jn. 6, 35
Entonces…. ¿cuál es tú alegría?

Desde la ciudad de Mérida, 11 de septiembre del 2021

Manyela Calderón Animadora de liturgia de la JUCAR Venezuela
By: via Spoiler Carmelitano.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Deja un comentario