Spoiler Carmelitano.

5
(3)

Spoiler Carmelitano

El hábito y mí mentira.

El hábito es un signo de nuestra consagración a Cristo, y nos recuerda a cada uno de nosotros diariamente esta consagración. Ayer junto a un hno de comunidad era nuestro aniversario de profesión perpetua. Y, mientras le escuchaba en la homilía, me vino a mi mente el día de mi toma de hábito.

Ese día la primera vez que usaba el hábito, tenía mucha alegría, alegría que duro por mucho tiempo en mis etapas de formación, tanto así, que por un buen tiempo mantuve la idea de usar hábito permanente. ¡Las circunstancias y los años me hicieron cambiar de idea!

Muchas veces me dijeron algunos hermanos: ¡El hábito no hace al monje! Y yo respondía: ¡Pero, lo identifica! Ahora me doy cuenta que lo que debe identificar a un fraile son sus acciones fraternas, su espiritualidad y su vida pastoral. Y constato que no son acciones exclusivas de un fraile, lo son de todo cristiano.

En mi experiencia muchas veces usé el hábito para decir con el ¡aquí estoy yo, soy fraile! En muchas otras ocasiones, lo usé obligado porque había que usarlo, ahora lo poco que lo uso lo hago con total libertad, pero ya no me preocupa usarlo tanto, ahora me ocupan son mis acciones que dicen más que un hábito.

Ahora experimento que un hábito es realmente un compromiso, admiro a los religiosos que son capaces de usarlo con mucha coherencia y, admiro a los que no lo usan pero sus acciones reflejan que son, a esos que huelen a cristianos. Yo aún con hábito y sin hábito mantengo esa tensión en mí. No permitamos que los títulos, los uniformes, los hábitos, se nos vayan a la cabeza, sino que estos sean para un servicio dignificante y no para una “espiritualidad” rígida y estéril.

Comunidad Carmelita Convento San José de Mérida 1 de Septiembre 2021

Fr. Eduar Jr. González. O.Carm
By: via Spoiler Carmelitano.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Deja un comentario