Spoiler Carmelitano.

Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Spoiler Carmelitano

Faltó la Mayonesa.

Como buen Maracucho que soy, frente a la petición de hacer comida frita de una vez decía que sí. Ahora lo pienso dos veces, ya no pienso en el placer de comer, sino en el dolor de gastar el aceite en una sola comida.

Ayer nuestra ayudante en la cocina, me preguntó: ¿Puedo hacerles unas empanaditas? Cómo si al preguntarme con el diminutivo iba hacer que el aceite no se acabara. Frente a la pregunta: no lo pensé y le dije: sí. El maracucho me ganó.

Mientras cenábamos, me vino a la mente el pasaje de la viuda de Sarepta en 1 Reyes 17. 8, 16. A nosotros no nos faltó el aceite, nos faltó la mayonesa para untarle a las empanadas, y yo con la misma fe de esta mujer, pasaba el cuchillo una y otra vez por el pote vacío. ¡Vamos a estar claro, una empanada es mejor con alguna salsita!

Sin embargo, afirmé para autoconsolarme: “Muchas familias hoy no se comen unas empanadas así cómo así y, yo aquí exigiéndome mayonesa”.

No se trata de sufrir porque otros sufren, no se trata de querer estar mal por aquellos que menos tienen, no se trata de querer buscar siempre los sufrimientos casi que por masoquismo, se trata de asumir la vida con alegría, asumir la realidad con valentía y sin menosprecio. E ir intentando ayudar a otros desde las posibilidades.

A mí me faltó la mayonesa, pero me sobró el aceite, disfruté de las empanadas y pedí en mi mente que ojalá nunca falte nada en nuestras mesas, Dios no tiene la culpa de lo que nos falta.

Desde el Convento Carmelita San José de Mérida 27 de Mayo del 2024

Fr. Eduar Jr. González. O.Carm
By: via Spoiler Carmelitano.

Ayúdanos a llegar a más personas: Comparte en tus redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *