Responder a Dios. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde?

Comparte
0
(0)
En la Biblia, sobretodo en el Antiguo Testamento, leemos que Dios habla a través de muchas formas: en una zarza ardiente, en una suave brisa, en sueños, o por Sus Mensajeros los Ángeles.
En el Nuevo Testamento aparece Jesús hablando directamente a sus apóstoles y discípulos.
Muchos santos han acuñado frases cristianas que expresaban la voz de Dios, según ellos.
¿Pero hoy día, año 2018?…¿Cómo reconocer esa voz de Dios?…¿Cómo responder?…¿Cuándo responder?…¿Dónde responder?
Yo siempre me hago esas preguntas. No soy teologa, ni filósofa, ni nada de eso. Soy católica practicante, en búsqueda constante de respuestas; y en mi humilde experiencia las he conseguido, y me han servido de mucho.

1- ¿Cómo responder a Dios?

A Dios se responde con una actitud de total aceptación, con las puertas del corazón abiertas de par en par, creyendo en Su Bondad y Misericordia con nosotros, sin dudas, ni razonamientos.
¿Cómo se logra ésto? Pues con la oración diaria, constante y continua.
“Dios, enséñame, dame un corazón dócil para vivir en Tu Voluntad”
Y si pedimos ayuda, es muy válido también; pero una ayuda idónea, es decir, un director espiritual o confesor que pueda ayudarnos a discernir, pero recordemos que debemos ser obedientes a éstos instrumentos de Dios, con la fé necesaria para aceptar sus indicaciones.
Te puede interesar: ¿Qué es perdonar? Definición y consejos

2- ¿Cuándo responder a Dios?

A Dios se le responde con prontitud, inmediatamente, desde el momento en que percibimos Su voz.

¿Y cómo saber que es Dios?

Pues por la paz, armonía, equilibrio y gratitud que nos hace sentir. Aunque muchas veces tardemos un poco en responder… Él siempre estará esperando nuestra decisión. Y repito, la oración diaria, continua y constante, nos ayudará a dar a Dios la respuesta correcta.

3- ¿Dónde responder a Dios?

A Dios se responde dónde Él quiera… En un templo haciendo Oración, en nuestras casas con la familia, en el trabajo con compañeros y colegas, en el mercado, en la calle, en una cola para gasolina o para comprar azúcar...
¡Dónde sea!
Dios es muy pícaro con Sus Cosas, y siempre nos está poniendo a prueba para ver CÓMO, CUÁNDO Y DÓNDE logramos responder al fin.
Y tú… Dime.. ¿Qué opinas?… ¿Dónde  y cómo ha hablado Dios en tu vida?
Autor: Laura Encarnación López Reina

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *