¿Qué es el ofertorio?


El ofertorio es un rito que se realiza durante la eucaristía, consta de presentar ante el Altar el pan y
el vino –frutos del trabajo del hombre- que se ofrecerán como sacrificio a Dios para el perdón de
los pecados. El ofertorio se realiza antes de la Consagración de la ofrenda, es el principio de la
Liturgia Eucarística de la misa.


Esta ofrenda se ha realizado desde la iglesia primitiva como conmemoración a la Última Cena del
Señor con sus discípulos, el mártir Justino expone en una de sus cartas que los primeros cristianos
celebraban el ofertorio como alabanza al Resucitado. “Entonces se llevan pan y una copa de agua y
vino al presidente de los hermanos” (I Apol., lxv, cf, lxvii).


El ofertorio también nos invita a ofrecerle al Señor nuestras vidas, no solamente se limita al
sacrificio del pan y el vino, hace un llamado particular para que el fiel pueda ofrecer su espíritu a la
voluntad del Padre Creador. “Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que
ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto
espiritual.” (Rom 12, 1).


La preparación de los dones


En el Rito Romano se presenta los dones que se van a entregar en la eucaristía, en primer lugar se
prepara el altar y en él se colocan el corporal, el purificador, el misal y el cáliz. En seguida se traen
las ofrendas: el pan y el vino. “Cuando las ofrendas son traídas por los fieles, el sacerdote o el
diácono las reciben en un lugar apropiado y son ellos quienes las llevan al altar. Aunque los fieles
ya no traigan, de los suyos, el pan y el vino destinados para la liturgia, como se hacía
antiguamente, sin embargo el rito de presentarlos conserva su fuerza y su significado espiritual…
Acompaña a esta procesión en la que se llevan los dones, el canto del ofertorio, que se prolonga
por lo menos hasta cuando los dones hayan sido depositados sobre el altar… El sacerdote coloca
sobre el altar el pan y el vino acompañándolos con las fórmulas establecidas; el sacerdote puede
incensar los dones colocados sobre el altar, y después la cruz y el altar mismo”, posterior al
recibimiento del pan y el vino el sacerdote realiza la oración sobre las ofrendas.
Luego de preparar las ofrendas a consagra se da inicio con la Plegaria Eucarística.
Oración para hacer durante el ofertorio
Padre de bondad, me presento ante ti sin nada. Todos los esfuerzos por merecer tu amor han sido
en vano. Me doy cuenta que no quieres de mí actos heroicos sino que me ofrezca como soy. Tú
conoces mi corazón, tú lo creaste, es por eso que te lo devuelvo deseando que sea ésta la ofrenda
agradable a tus ojos. Es poco lo que te doy pero es mi todo. Acéptalo porque eres bueno y
misericordioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.