Moniciones y lecturas de hoy Lunes 01 de Enero de 2024 - Octava de la Natividad del Señor

Contenido de este artículo

1 de Enero

Santa María Madre de Dios


Monición de Entrada:

Queridos hermanos y hermanas, en esta solemnidad de Santa María, Madre de Dios, nos congregamos con alegría y gratitud en nuestros corazones. Hoy, recordamos y celebramos el papel fundamental de María en la historia de la salvación. Ella, con su "Sí" generoso, se convirtió en el canal por el cual el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Acojamos con alegría la presencia de María en nuestra asamblea y abramos nuestros corazones para que su ejemplo de fe, entrega y amor nos guíe en esta celebración.

Monición de Primera Lectura:

Hermanos y hermanas, en la lectura de hoy del libro de los Números, encontramos la bella bendición que Moisés recibió del Señor para transmitirla al pueblo de Israel. Esta bendición nos revela el deseo de Dios de otorgar su favor, gracia y protección a su pueblo escogido. Escuchemos atentamente esta lectura, reconociendo en ella el amor constante y la guía amorosa de Dios para con su pueblo, un amor que encuentra su culmen en el don precioso de su Hijo Jesús, nacido de la Virgen María.

PRIMERA LECTURA

Invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré

Lectura del Libro de los Números 6, 22-27

El Señor habló a Moisés:

—«Di a Aarón y a sus hijos: Esta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas:

"El Señor te bendiga y te proteja,
ilumine su rostro sobre ti
y te conceda su favor;

El Señor se fije en ti
y te conceda la paz".

Así invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial 66, 2-3. 5. 6 y 8 (R.: cf. 2a)

R. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros:
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud,
y gobiernas las naciones de la tierra. R.

Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga; que le teman
hasta los confines del orbe. R.

Monición de Segunda Lectura:

En la carta de san Pablo a los Gálatas, el apóstol nos habla de la plenitud de los tiempos, cuando Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, para redimir a la humanidad y hacer posible nuestra adopción como hijos suyos. La figura de María, Madre de Dios, cobra un significado especial en estas palabras de Pablo, ya que ella desempeña un papel esencial en el misterio de la encarnación. Abramos nuestros corazones para reflexionar sobre la importancia de María en el plan divino de salvación.

SEGUNDA LECTURA

Dios envió su Hijo, nacido de una mujer

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Gálatas 4, 4-7

Hermanos:

Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción.

Como sois hijos, Dios envió a vuestros corazones al Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá! (Padre). Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.

Palabra de Dios.

Aleluya Hb 1, 1-2

Aleluya, aleluya.
En distintas ocasiones habló Dios antiguamente
a nuestros padres por los profetas;
ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo.

Monición al Evangelio:

En el Evangelio de hoy según san Lucas, contemplamos el encuentro de María con los pastores, quienes, guiados por el anuncio de los ángeles, acuden al lugar donde yace el Niño Jesús en el pesebre. En esta escena, vemos la humildad y la ternura de María como madre, acogiendo a los pastores y mostrándoles al Salvador recién nacido. A través de esta lectura, reflexionemos sobre el papel único de María como Madre de Dios y modelo de acogida y amor incondicional.

Estas moniciones específicas por lectura permitirán a los fieles adentrarse más profundamente en el significado de cada una y en el papel fundamental de Santa María en el misterio de la salvación.

EVANGELIO

Encontraron a María y a José y al niño.
Al cumplirse los ocho días, le pusieron por nombre Jesús

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 16-21

En aquel tiempo los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño.

Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho.

Al cumplirse los ocho días tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.

Palabra del Señor.

Oración de los Fieles - Peticiones

  1. Por la Iglesia, pueblo de Dios, para que siga el ejemplo de María en su disposición para cumplir la voluntad del Padre. Que, como ella, podamos ser instrumentos de paz y unidad en el mundo. Oremos al Señor.
  2. Por todos los líderes religiosos, para que, inspirados por María, trabajen incansablemente por la justicia, la compasión y la fraternidad entre todos los seres humanos. Oremos al Señor.
  3. Por todas las madres, para que encuentren en el ejemplo de María el valor, la fortaleza y el amor para guiar a sus hijos por el camino de la fe y el bien. Oremos al Señor.
  4. Por aquellos que sufren, especialmente por los enfermos, los desamparados y los que atraviesan momentos difíciles, para que sientan el consuelo y la protección de María, Madre amorosa. Oremos al Señor.
  5. Por la paz en el mundo, para que la intercesión de María nos ayude a construir puentes de diálogo y reconciliación entre naciones y culturas, promoviendo la armonía y el respeto mutuo. Oremos al Señor.
  6. Por todos nosotros reunidos aquí, para que, al seguir el ejemplo de María, podamos vivir con fe, esperanza y caridad, y así, un día, contemplar el rostro de Dios en su plenitud. Oremos al Señor.

Oración de Acción de Gracias

Dios Padre, te agradecemos por permitirnos participar en este sagrado banquete. Gracias por concedernos la gracia de recibir a tu Hijo Jesús en la Eucaristía, al igual que María lo acogió en su seno. Que esta unión fortalezca nuestra fe y nos impulse a seguir el ejemplo de María, viviendo en constante entrega a tu voluntad. Te lo pedimos, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Moniciones y lecturas de hoy Lunes 01 de Enero de 2024 - Octava de la Natividad del Señor puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir