Moniciones PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO- 28 de Noviembre 2023 – Ciclo C

Padre Jose Luis Toro

Tips Litúrgicos del Día

Morado // I DOMINGO DE ADVIENTO; // Misa del domingo, Credo,
prefacio de Adviento I o III. // Se prohíben otras celebraciones, incluso
la Misa exequial. // 1ª Lectura: Jr 33,14-16; Salmo: Sal 24; 2ª Lectura:
1 Tes 3,12—4,2; Evangelio: Lc 21,25-28.34-36.
LITURGIA DE LAS HORAS: del domingo.

MONICION DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanas y hermanos. La venida de Jesús es un signo de esperanza, una llamada a la resistencia en un mundo injusto e intolerante. Así leían los textos que escucharemos este primer domingo de Adviento, las primeras comunidades cristianas, muchas veces perseguidas y oprimidas por los poderosos de su tiempo.

El mensaje de Jesús indica que estas situaciones no son definitivas, ni tampoco se ha de esperar a la otra vida para que cambie. Dios está junto a quienes sufren; hay que resistir, es posible la esperanza. 

Quien quiera ser testigo de Jesús y crea en lo que él afirmó: “se acerca su liberación”, se ha de implicar en ello.

Pongámonos de pie para iniciar la celebración

Monición a la Primera lectura 

Jeremías anuncia la llegada de alguien que implantará en el pueblo la justicia y el derecho. Los cristianos confesamos que Jesús es esa persona; pero su tarea tiene que ser prolongada por la nuestra. Escuchemos

Primera Lectura: Jeremías 33,14-16.

Lectura del Profeta Jeremías.

Miren que llegan días -lo afirma el Señor-, en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la casa de Judá.

En aquellos días y en aquella hora
suscitaré a David un vástago legítimo,
que hará justicia y derecho en la tierra.
En aquellos días se salvará Judá
y en Jerusalén vivirán tranquilos,
y la llamarán así: “Señor-nuestra-justicia”.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial

A ti, Señor, levanto mi alma.

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas,
haz que camine con lealtad;
enséñame, 

porque tú eres mi Dios y Salvador.

El Señor es bueno y recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes.

Las sendas del Señor 

son misericordia y lealtad,
para los que guardan 

su alianza y sus mandatos.
El Señor se confía con sus fieles
y les da a conocer su alianza.

Monición a la Segunda lectura 

San Pablo nos recuerda en este fragmento de su carta a la comunidad cristiana de Tesalónica que uno de los aspectos fundamentales de la vida del cristiano es percibida como don de Dios, no como puro esfuerzo de voluntariedad. Escuchemos

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses.

Hermanos:

Que el Señor los colme y los haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros los amamos, y que así los fortalezca internamente; para que cuando Jesús nuestro Señor vuelva acompañado de sus santos, se presenten santos e irreprensibles ante Dios nuestro Padre.

Para terminar, hermanos, por Cristo Jesús les rogamos y exhortamos: Ustedes han aprendido de nosotros cómo proceder para agradar a Dios: pues procedan así y sigan adelante.

Ya conocen las instrucciones que les dimos en nombre del Señor Jesús.

Palabra de Dios

Monición de Evangelio 

En este texto que vamos a escuchar no nos encontramos ante la crónica de un futuro anunciado sino ante la magia de un futuro mejor; evocación y sugerencia no de fin de mundo sino del fin de un mundo injusto y egoísta, como el que existe entre nosotros. 

+ Proclamación del santo Evangelio según San Lucas

En aquel tiempo, dijo  Jesús a sus discípulos:

-Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo, ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo, temblarán. Entonces verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.

Cuando empiece a suceder esto, levántense, alcen la cabeza; se acerca su liberación. Tengan cuidado: no se les embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación del dinero, y se les venga encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.

Estén siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir, y manténganse en pie ante el Hijo del Hombre.

Palabra del Señor

5 comentarios

  1. A través de todas las informaciones suministradas por acá, me instruyó y fortalezco mi aprendizaje, me guío para realizar moniciones, peticiones, reflexiones,, entre otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *