Moniciones para FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR – C

Jose Toro


MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días, hermanos y amigos. Que el Señor se fije en cada uno de nosotros y nos conceda la paz. 

Hoy festejamos con gozo el Bautismo de Jesús. El Bautismo de Jesús no fue sólo de agua. Fue Bautismo de Espíritu. Jesús nos hizo saber que él era Hijo amado.  Nos enseñó que el Espíritu Santo es quien toma la iniciativa y por eso se dejó guiar dócilmente por Él. 

Pidiendo al Señor que nos haga dóciles a los impulsos del Espíritu Santo, pongámonos de pie y celebremos con gozo esta acción de gracias.

Primera lectura

Lectura del libro del profeta Isaías (42,1-4.6-7):

Mirad a mi Siervo,
a quien sostengo;
mi elegido, en quien me complazco.
He puesto mi espíritu sobre él,
manifestará la justicia a las naciones.
No gritará, no clamará,
no voceará por las calles.
La caña cascada no la quebrará,
la mecha vacilante no la apagará.
Manifestará la justicia con verdad.
No vacilará ni se quebrará,
hasta implantar la justicia en el país.
En su ley esperan las islas.
«Yo, el Señor,
te he llamado en mi justicia,
te cogí de la mano, te formé
e hice de ti alianza de un pueblo
y luz de las naciones,
para que abras los ojos de los ciegos,
saques a los cautivos de la cárcel,
de la prisión a los que habitan en tinieblas».
Palabra de Dios

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Isaías 42,1-4.6-7)

Isaías anuncia al Siervo consagrado por el Espíritu y lo describe así: Él es la luz y la libertad de Dios, y viene para implantar el derecho a las naciones. Se nos invita a una nueva alianza fundada sobre la fidelidad de Dios. Escuchemos…

Primera lectura

Lectura del libro del profeta Isaías (42,1-4.6-7):

Mirad a mi Siervo,
a quien sostengo;
mi elegido, en quien me complazco.
He puesto mi espíritu sobre él,
manifestará la justicia a las naciones.
No gritará, no clamará,
no voceará por las calles.
La caña cascada no la quebrará,
la mecha vacilante no la apagará.
Manifestará la justicia con verdad.
No vacilará ni se quebrará,
hasta implantar la justicia en el país.
En su ley esperan las islas.
«Yo, el Señor,
te he llamado en mi justicia,
te cogí de la mano, te formé
e hice de ti alianza de un pueblo
y luz de las naciones,
para que abras los ojos de los ciegos,
saques a los cautivos de la cárcel,
de la prisión a los que habitan en tinieblas».
Palabra de Dios

Salmo

Sal 28

R/.
El Señor bendice a su pueblo con la paz

V/. Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado. R/.

V/. La voz del Señor sobre las aguas,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica. R/.

V/. El Dios de la gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»
El Señor se sienta sobre las aguas del diluvio,
el Señor se sienta como rey eterno. R/.

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (Hechos 10,34-38)

Dios unge a Jesús con la fuerza del Espíritu para que haga el Bien, para que realice obras concretas de amor al prójimo. El testimonio de Jesús nos indica cómo debemos vivir y actuar. Escuchemos.

Segunda lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (10,34-38):

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:
«Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos.
Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

Palabra de Dios

MONICIÓN EVANGELIO (Marcos 3,15-16. 21-22)

Todos los evangelios coinciden en lo fundamental del Bautismo de Jesús: En él hubo una especial revelación de Dios. En el relato de Lucas, Jesús se pone a la fila en un bautismo general y la manifestación de Dios es perceptible para todos los asistentes. Sin embargo, Jesús será después el autor del verdadero bautismo. Nos ponemos de pie para la proclamación del evangelio.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,15-16.21-22):

EN aquel tiempo, el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos:
«Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego».
Y sucedió que, cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado; y, mientras oraba, se abrieron los cielos, bajó el Espíritu Santo sobre él con apariencia corporal semejante a una paloma y vino una voz del cielo:
«Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco».

Palabra del Señor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.