Lecturas y moniciones para el día de hoy Domingo 26 de Noviembre de 2023 - NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

MONICIÓN ENTRADA

Contenido de este artículo

Bienvenidos, hermanos y amigos. Reciban todos ustedes gracia, paz y alegría de parte del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Celebramos hoy la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Las lecturas de hoy nos presentan a nuestro Rey en toda su humildad e inmensa misericordia. Nuestro Rey es modelo de amor: es el Buen Pastor que conoce muy bien su oficio; es el Juez que discierne y separa el amor del egoísmo. Nuestra tarea es tomar en serio su mandamiento del amor: no se trata de hacer actos heroicos sino de brindar ayuda sencilla y humana a la gente con quien nos encontramos todos los días. Y a cambio de tan pequeños sacrificios nos ofrece participar en el banquete celestial. 

Seguros de la presencia de nuestro Rey y Pastor - aquí y ahora en medio de nosotros - pongámonos de pie para celebrar la acción de gracias.

PRIMERA LECTURA

A vosotras, mis ovejas, voy a juzgar entre oveja y oveja

Lectura de la profecía de Ezequiel 34, 11-12. 15-17

Así dice el Señor Dios:

«Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas,
siguiendo su rastro.

Como sigue el pastor el rastro de su rebaño,
cuando las ovejas se le dispersan,

así seguiré yo el rastro de mis ovejas
y las libraré,

sacándolas de todos los lugares por donde se desperdigaron
un día de oscuridad y nubarrones.

Yo mismo apacentaré mis ovejas,
yo mismo las haré sestear
—oráculo del Señor Dios—.

Buscaré las ovejas perdidas,
recogeré a las descarriadas;

vendaré a las heridas;
curaré a las enfermas:

a las gordas y fuertes las guardaré
y las apacentaré como es debido.

Y a vosotras, mis ovejas,
así dice el Señor:

Voy a juzgar entre oveja y oveja,
entre carnero y macho cabrío».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: 22, 1-2a. 2b-3. 5-6 (R.: 1)

S. El Señor es mi pastor, nada me falta.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar. R.

Me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre. R.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R.

SEGUNDA LECTURA

Devolverá a Dios Padre su reino, y así Dios lo será todo para todos

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 20-26. 28

Hermanos:

Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.

Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida.

Pero cada uno en su puesto: primero Cristo, como primicia; después, cuando él vuelva, todos los que son de Cristo; después los últimos, cuando Cristo devuelva a Dios Padre su reino, una vez aniquilado todo principado, poder y fuerza.

Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte.

Y, cuando todo esté sometido, entonces también el Hijo se someterá a Dios, al que se lo había sometido todo.

Y así Dios lo será todo para todos.

Palabra de Dios.

Aleluya Mc 11, 9b-10a

Bendito el que viene en nombre del Señor.
Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David.

Versículos alternativos para el Aleluya

EVANGELIO

Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

—«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.

Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.

Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.

Entonces dirá el rey a los de su derecha:

"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme".

Entonces los justos le contestarán:

"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?".

Y el rey les dirá:

"Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis".

Y entonces dirá a los de su izquierda:

"Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de deber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis".

Entonces también éstos contestarán:

"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?".

Y él replicará:

"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo".

Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».

Palabra del Señor.

Reflexión para el Día de hoy

La Fiesta de Cristo Rey del Universo es una celebración que nos invita a reflexionar sobre la soberanía y el reinado de Jesucristo sobre todas las cosas. Se celebra al final del año litúrgico y nos recuerda la autoridad suprema de Cristo sobre el cosmos y sobre nuestras vidas.

El Reinado de Jesucristo

En un mundo lleno de diversas autoridades y poderes, la fiesta de Cristo Rey nos llama a reconocer a Jesús como el verdadero Rey, el Señor de todo lo creado. Su reinado no se basa en el dominio terrenal, sino en el amor, la verdad y la misericordia. Él reina en los corazones de aquellos que lo siguen y lo acogen como su guía y salvador.

La Contracultura del Reino de Dios

El reinado de Cristo desafía las normas terrenales. No se trata de un reino de opresión o de fuerza, sino de un reino de amor, justicia y servicio. Su trono es la cruz, donde reina dando su vida por la redención de la humanidad. Este modelo de reinado es radicalmente diferente a lo que el mundo considera poderoso.

El Compromiso del Creyente

La fiesta de Cristo Rey nos llama a comprometernos con este reino de amor y servicio. Nos invita a reflejar en nuestras vidas la autoridad amorosa de Cristo, actuando con compasión, humildad y justicia en todas nuestras interacciones y decisiones.

Transformar el Mundo a la Imagen del Reino

Como seguidores de Jesús, somos llamados a ser agentes de cambio en el mundo, llevando su amor y su mensaje de redención a todos los rincones de la sociedad. El reinado de Cristo se manifiesta a través de nuestras acciones, cuando trabajamos por la paz, la justicia y el amor, procurando transformar la realidad a la imagen del Reino de Dios.

En la Fiesta de Cristo Rey, renovamos nuestro compromiso de hacer que Cristo reine en nuestros corazones y en el mundo. Es una invitación a vivir de acuerdo con los valores del Reino, reconociendo que su reinado trasciende cualquier poder terrenal y nos llama a ser instrumentos de su amor y gracia en un mundo que anhela su paz y su redención.

Oración de los Fieles (Peticiones)


Por la Iglesia, para que siga siendo un fiel reflejo del reinado de amor y misericordia de Cristo en el mundo, guiando a todos hacia la verdad y la comprensión del Evangelio.

Por nuestros líderes y gobernantes, para que busquen la justicia, la paz y el bien común, inspirados por los valores del Reino de Dios y el ejemplo de Cristo Rey.

Por aquellos que enfrentan dificultades y sufrimientos, para que sientan la cercanía y el consuelo de Jesús, quien reina sobre toda situación difícil y trae esperanza a los corazones afligidos.

Por la comunidad de Caminoyoracion.org, para que continúen creciendo en unidad, fe y servicio, llevando la luz y el amor de Cristo a través de sus acciones y oraciones en línea.

Por cada persona, para que reconozcamos a Jesús como el Rey de nuestras vidas, permitiéndole reinar en nuestros corazones y guiar nuestros pasos en el camino de la fe y la entrega generosa a los demás.

Oración de Comunión Espiritual

Oh Señor Jesús, Rey del Universo, en este día en el que celebramos tu soberanía sobre toda la creación, deseo unirme espiritualmente a Ti, aunque no pueda recibirte sacramentalmente en la Eucaristía en este momento.

En tu amor infinito, sé que estás presente en cada corazón que te busca sinceramente. Te abro las puertas de mi alma, permitiendo que tu gracia y tu luz llenen mi ser.

Aunque no pueda recibirte físicamente, te recibo con humildad y devoción en mi espíritu. Te pido que fortalezcas mi fe, que alimentes mi esperanza y que avives en mí el deseo de servirte y amarte en cada uno de mis actos.

Que tu reinado de amor y paz se refleje en mi vida y en el mundo que me rodea. Que tu presencia en mi corazón me impulse a ser instrumento de tu paz y amor, extendiendo tu reino en cada acción y pensamiento.

Oh Cristo Rey, permanece conmigo, guíame y protégeme. Que esta comunión espiritual sea un vínculo que me una más profundamente a Ti y me lleve a una comunión más íntima contigo y con mis hermanos.

Amén."

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Lecturas y moniciones para el día de hoy Domingo 26 de Noviembre de 2023 - NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir