Lecturas y Moniciones del Domingo 11 de Diciembre de 2023 – Cicla A

Padre Jose Luis Toro
Desierto: Fuente Pixabay

II DOMINGO ADVIENTO –  A  

Moniciones y Lecturas en Audio para descargar

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanos y amigos. Reciban todos ustedes gracia, paz y alegría de parte del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

En este Tercer Domingo de Adviento el tema de la Liturgia de la Palabra es: “Estén alegres”. Hoy todo nos invita al gozo y a la alegría desbordante porque la espera del Señor está llena de expectativas positivas: Dios viene a salvarnos, a liberarnos para la vida, viene a transformar radicalmente las realidades humanas. Tengamos paciencia: vale la pena esperarlo. La venida del Señor siempre es motivo de fiesta, de júbilo para los corazones. 

Seguros de la Presencia del Resucitado aquí y ahora entre nosotros, pongámonos de pie y celebremos con gran alegría esta Eucaristía.   

Santa Misa del Domingo 11 de Diciembre de 2023
Santa Misa del Domingo 11 de Diciembre de 2023
Hoja Dominical para Imprimir
Hoja Dominical para Imprimir

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Isaías 35,1-6 a. 10)

En esta Primera Lectura el Profeta Isaías nos adelanta cómo será la venida del Señor: todo se cubrirá de flores, todo será salud, habrá alegría por doquier… Eso es la salvación. Escuchemos…

PRIMERA LECTURA

Dios viene en persona y los salvará

Lectura del libro de Isaías 35, 1-6a. 10

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios.

Fortalezcan las manos débiles, fortalezcan las rodillas vacilantes; digan a los cobardes de corazón: «Sean fuertes, no teman. Miren a su Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y los salvará».

Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor. Vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 145, 7. 8-9a. 9bc-10 (R.: cf. Is 35, 4)

RVen, Señor, a salvarnos.

O bien:

R. Aleluya

El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente,
hace justicia a los oprimidos,
da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos. R.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos. R.

Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente,
tu Dios, Sión, de edad en edad. R.

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (Santiago 5,7-10)

Hoy Santiago nos exhorta a esta sabiduría: que no abandonemos la vigilancia sino más bien esperemos con toda paciencia el tiempo de Dios. Vale la pena esperarlo. Escuchemos.

SEGUNDA LECTURA

Mantenganse firmes, porque la venida del Señor está cerca

Lectura de la carta del apóstol Santiago 5, 7-10

Tengan paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor.

El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía.

Tengan paciencia también ustedes, mantenganse firmes, porque la venida del Señor está cerca.

No se quejen, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez está ya a la puerta.

Tomen, hermanos, como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Palabra de Dios.

MONICIÓN EVANGELIO (Mateo 11,2-11)

Hoy Jesús nos trae esta Buena Noticia: si ya vemos obras de amor a nuestro alrededor es señal de que el Mesías ya está entre nosotros. Abramos el oído, la mente y el corazón, y pongámonos de pie para la proclamación del Santo Evangelio.

EVANGELIO

¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

 Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 2-11

En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos:

—«¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?».

Jesús les respondió:

—«Id a anunciar a Juan lo que están viendo y oyendo:

los ciegos ven, y los inválidos andan;
los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen;
los muertos resucitan,
y a los pobres se les anuncia el Evangelio.
¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!».

Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan:

—«¿Qué salieron a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta?

Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito:

“Yo envío mi mensajero delante de ti,
para que prepare el camino ante ti.”

Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él».

Palabra del Señor

Peticiones para el Día de hoy

AYÚDANOS A ESTAR VIGILANTES

Elevamos nuestras oraciones al Señor, que por medio de Jesucristo nos llama a participar de la vida, y le decimos:

R.- AYÚDANOS A ESTAR VIGILANTES


1.- Por el Papa, los obispos, los sacerdotes, los diáconos, para que nos ayuden a despertar a los grandes valores de la vida, que vamos dejando en el camino por falta de compromiso.

OREMOS


2.- Para que no seamos máquinas en nuestro trabajo, sino que tratemos de engrandecerlo y ofrecerlo a los demás.

OREMOS


3.- Por todos los que viven dormidos sin ver su realidad personal, para que tomen conciencia de que un día tendrán que responder de ella.

OREMOS


4.- Por los que no tienen los bienes necesarios, tanto económicos, morales y espirituales; para que encuentren personas vigilantes que se den cuenta de su situación y les ayuden a resolverla.

OREMOS


5.- Por las familias que se encuentran ancladas en el consumismo, la pereza, la inercia, dejándose arrastrar por lo que no sacia.

OREMOS


6.- Por todas las regiones del mundo que han perdido la esperanza, ante tanta guerra, y tanto odio; para que encuentren a Dios y a los hermanos que les ayuden a liberarse de la opresión de la violencia.

OREMOS


7.- Por los que estamos aquí reunidos, para que creamos de verdad que no hay nadie que haga más por nosotros que el Señor.

OREMOS


Sabemos que Tú, Dios Padre, eres la fuerza que viene a salvarnos, por eso te pedimos que escuches nuestras oraciones.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Reflexión del Evangelio de Hoy

Continuamos el camino del adviento con la palabra principal de esta semana: Preparen. Había en el ambiente judío una necesidad de algo mejor, el deseo de la venida de El Mesías. Este deseo cundía la sociedad a raíz de las circunstancias tan difíciles que vivía el Pueblo. La Frase: «Ven Señor, Ven no tardes tanto», cobra todo el sentido y la fuerza. Hemos escuchado el Evangelio de hoy a Juan el Bautista proclamando la venida de este mesías esperado y… ¿Cuáles son los signos que acompañan a este mesias? El Evangelio nos da también la pista, porque Juan el Bautista está diciéndole a sus seguidores que cuando: Los ciegos vean, los cojos anden, cuando los leprosos queden limpios, cuando a los pobres se les anuncie la Buena Nueva será el tiempo culminante. ¿Recuerdas aquellas adivinanzas en donde se nos deja pistas? Te recomiendo que guardes esta palabra del evangelio de hoy en tu memoria porque la volveremos a encontrar más adelante en el recorrido del año litúrgico. Así como en el tiempo de Jesús tenemos anhelo de un mundo mejor, un mundo en donde no haya maldad, donde nuestros dirigentes se pongan de acuerdo a favor de los pobres, hay anhelo de eternidad en nuestra alma, hay un deseo que sólo Dios podrá saciar, por eso decirmos: Ven Señor, No tardes.

¿Cómo va la preparación de la venida de Jesús en tu vida en este tercer domingo de adviento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *