Lecturas y Evangelio del Día de hoy Lunes 9 de Octubre de 2023 -

Tips Liturgicos del Dia de Hoy

Contenido de este artículo

Color: Verde

Lunes de la XXVII semana del tiempo ordinario, Se celebra Misa de la feria, prefacio común

Lecturas del Dia:

1ª Lectura: Jon 1,1—2,1.11.

Salmo: Jon 2,2-5.8.

Evangelio: Lc 10,25-37.


Color: Blanco

San Luis Beltrán, presbítero; memoria libre, Se Celebra misa de la memoria, prefacio común o de los santos pastores.
Color: Rojo

Santos Dionisio, obispo, y compañeros mártires; memoria libre; prefacio común o de los santos mártires.
Color: Blanco

San Juan Leonardi, presbítero; memoria libre, Se Celebra misa de la memoria, prefacio común o de los santos pastores.
LITURGIA DE LAS HORAS: de la feria o de la memoria

Lunes de la 27ª semana de Tiempo Ordinario

Años impares


PRIMERA LECTURA DE HOY

Se levantó Jonás para huir lejos del Señor

Comienzo de la profecía de Jonás 1, 1—2, 1. 11

Jonás, hijo de Amitai, recibió la palabra del Señor:

—«Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella: "Su maldad ha llegado hasta mí"».

Se levantó Jonás para huir a Tarsis, lejos del Señor; bajó a Jafa y encontró un barco que zarpaba para Tarsis; pagó el precio y embarcó para navegar con ellos a Tarsis, lejos del Señor.

Pero el Señor envió un viento impetuoso sobre el mar, y se alzó una gran tormenta en el mar, y la nave estaba a punto de naufragar.

Temieron los marineros, e invocaba cada cual a su dios. Arrojaron los pertrechos al mar, para aligerar la nave, mientras Jonás, que había bajado a lo hondo de la nave, dormía profundamente.

El capitán se le acercó y le dijo:

—«¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Dios; quizá se compadezca ese Dios de nosotros, para que no perezcamos».

Y decían unos a otros:

—«Echemos suertes para ver por culpa de quién nos viene esta calamidad».

Echaron suertes, y la suerte cayó sobre Jonás.

Le interrogaron:

—«Dinos, ¿por qué nos sobreviene esta calamidad? ¿Cuál es tu oficio? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu país? ¿De qué pueblo eres?».

Él les contestó:

—«Soy un hebreo; adoro al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra firme».

Temieron grandemente aquellos hombres y le dijeron:

—«¿Qué has hecho?».

Pues comprendieron que huía del Señor, por lo que él había declarado.

Entonces le preguntaron:

—«¿Qué haremos contigo para que se nos aplaque el mar?».

Porque el mar seguía embraveciéndose.

Él contestó:

—«Levantadme y arrojadme al mar, y el mar se os aplacará; pues sé que por mi culpa os sobrevino esta terrible tormenta».

Pero ellos remaban para alcanzar tierra firme, y no podían, porque el mar seguía embraveciéndose.

Entonces invocaron al Señor, diciendo:

—«¡Ah, Señor, que no perezcamos por culpa de este hombre, no nos hagas responsables de una sangre inocente! Tú eres el Señor que obras como quieres».

Levantaron, pues, a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar calmó su cólera.

Y temieron mucho al Señor aquellos hombres. Ofrecieron un sacrificio al Señor y le hicieron votos.

El Señor envió un gran pez a que se comiera a Jonás, y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches seguidas.

El Señor dio orden al pez, y vomitó a Jonás en tierra firme.

Palabra de Dios.

Interleccional: Jonás 2, 3. 4. 5. 8 (R.: 7c)

R. Sacaste mi vida de la fosa, Señor.

En mi aflicción clamé al Señor,
y me atendió;
desde el vientre del infierno pedí auxilio,
y escuchó mi clamor. R.

Me arrojaste a lo profundo en alta mar,
me rodeaban las olas,
tus corrientes y tu oleaje pasaban sobre mí. R.

Yo dije: «Me has arrojado de tu presencia;
quién pudiera ver de nuevo tu santo templo». R.

Cuando se me acababan las fuerzas
me acordé del Señor;
llegó hasta ti mi oración,
hasta tu santo templo. R.

EVANGELIO DEL DIA DE HOY

¿Quién es mi prójimo?

 Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:

—«Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?».

Él le dijo:

—«¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?».

Él contestó:

—«Amarás al Señor, tu, Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo».

Él le dijo:

—«Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida».

Pero el maestro de la Ley queriendo justificarse, preguntó a Jesús:

—«¿Y quién es mi prójimo?».

Jesús le dijo:

—«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.

Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó en una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo:

"Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta".

¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?».

Él contestó:

—«El que practicó la misericordia con él».

Díjole Jesús:

—«Anda, haz tu lo mismo».

Palabra del Señor.


Reflexiones sobre las Lecturas del Día

1ª Lectura: Jon 1,1—2,1.11

En la primera lectura, Jonás es enviado por Dios a predicar a los ninivitas, una ciudad pagana que era conocida por su maldad. Jonás, sin embargo, no quiere ir, y trata de huir de Dios. Finalmente, es arrojado al mar, donde es tragado por un gran pez. En el vientre del pez, Jonás se arrepiente de su desobediencia y ora a Dios. Dios responde a la oración de Jonás y lo libera del pez. Jonás luego predica a los ninivitas, y ellos se convierten.

Esta lectura nos enseña que Dios es misericordioso y quiere salvar a todos, incluso a los pecadores. También nos enseña que debemos obedecer a Dios, incluso cuando es difícil.

Salmo: Jon 2,2-5.8

En el salmo, Jonás canta un canto de alabanza a Dios. En este canto, Jonás reconoce que Dios es el único que puede salvarlo. También reconoce que Dios es misericordioso y que siempre está dispuesto a perdonar.

Este salmo es una expresión de la gratitud de Jonás por el perdón de Dios. También es una invitación a todos nosotros a alabar a Dios por su misericordia.

Evangelio: Lc 10,25-37

En el evangelio, un doctor de la ley le pregunta a Jesús quién es su prójimo. Jesús responde con la parábola del buen samaritano. En esta parábola, un hombre es asaltado y herido por bandidos. Un sacerdote y un levita pasan por su lado sin prestarle ayuda. Un samaritano, sin embargo, se detiene a ayudarlo y lo lleva a una posada para que lo cuiden.

Jesús usa esta parábola para enseñar que nuestro prójimo es cualquier persona que necesita nuestra ayuda. También nos enseña que debemos amar a nuestros enemigos y perdonar a los que nos han hecho daño.

Reflexiones

Las lecturas de hoy nos enseñan sobre el amor de Dios y la misericordia de Dios. Nos enseñan que Dios quiere salvar a todos, incluso a los pecadores. También nos enseñan que debemos obedecer a Dios y amar a nuestro prójimo.

Algunas reflexiones específicas:

  • La primera lectura nos enseña que Dios es misericordioso y quiere salvar a todos, incluso a los pecadores. Jonás era un pecador que se había rebelado contra Dios. Sin embargo, Dios lo perdonó y lo salvó. Esto nos enseña que Dios siempre está dispuesto a perdonarnos, si estamos arrepentidos.
  • El salmo nos enseña que debemos alabar a Dios por su misericordia. Jonás alaba a Dios por su misericordia al perdonarlo. Esto nos enseña que debemos estar agradecidos por el perdón de Dios y alabarlo por su misericordia.
  • El evangelio nos enseña que nuestro prójimo es cualquier persona que necesita nuestra ayuda. Jesús nos enseña que debemos amar a nuestro prójimo, incluso a nuestros enemigos. Esto nos enseña que debemos ser compasivos y ayudar a los necesitados.

Aplicación a la vida diaria:

Podemos aplicar estas enseñanzas a nuestra vida diaria de muchas maneras. Podemos:

  • Orar a Dios para que nos ayude a ser más misericordiosos.
  • Perdonar a las personas que nos han hecho daño.
  • Ayudar a los necesitados, incluso a los que no conocemos.

Si hacemos estas cosas, estaremos siguiendo el ejemplo de Jesús y viviendo una vida de amor y misericordia.

Recomendado para ti

¿Sabías que no es lo mismo evangelizar que catequizar?

[ad_1] Ocurre con bastante frecuencia que se confunden los términos ...

Iconografía de la Capilla de los Santos Apóstoles

Los bocetos de Albert Friend sugieren la disposición de los ...

Caminoyoracion.org inaugura Campus Formativo

Nos complace anunciar que se ha abierto el área formativa ...

Curso on line sobre catequesis evangelizadora

La Comisión Episcopal para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado ha ...

La formación continua en la catequesis: clave para una fe viva

La catequesis es un trabajo apasionante que requiere dedicación y ...

La Arquidiócesis de Mérida realiza el V Congreso de Catequesis

En el marco del Centenario de la Arquidiócesis de Mérida, ...

Importancia de las Dinámicas en la Catequesis

Niños en Catequesis: Fuente: Cathopic.com La catequesis es un proceso ...

¿Qué es una Iglesia Moderna?

Las iglesias modernas son aquellas que tienen un estilo contemporáneo ...

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Lecturas y Evangelio del Día de hoy Lunes 9 de Octubre de 2023 - puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

    2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir