beato josé gregorio hernández

Lecturas y Evangelio de hoy Miércoles 26 de octubre de 2022 – Fiesta del Doctor José Gregorio Hernández

beato josé gregorio hernández
Contenido de este artículo

Tips Litúrgicos del Día de hoy

Verde // Miércoles de la XXX semana del tiempo ordinario; feria // Misa de la feria, prefacio común // 1ª lectura: Ef 6,1-9; Salmo: Sal 144; Evangelio: Lc 13,22-30.

Blanco // Beato José Gregorio Hernández, laico; memoria libre // Misa de la memoria, prefacio común o de los santos. //

Presentamos por primera vez en esta web la misa propia del Beato Doctor José Gregorio Hernández.


ORACIÓN COLECTA:


Señor Dios, que enseñaste a tu Iglesia
a observar todos tus celestiales mandamientos,
compendiados en el amor a ti y al prójimo,
concédenos que, practicando las obras de caridad,
a ejemplo del beato José Gregorio,
merezcamos ser contados
entre los bienaventurados de tu reino.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo y es Dios
por los siglos de los siglos. Amén.
Lecturas -opcional- para la memoria del beato José Gregorio
Hernández:

Primera Lectura
Del libro de Tobías 12, 6-13


Es buena la oración con el ayuno y la limosna con la justicia. En aquellos días, el ángel Rafael les dijo a Tobit y a su hijo: «Bendigan a Dios y glorifíquenlo delante de todos los vivientes por los beneficios que les ha hecho y canten himnos de alabanza a su nombre. Proclamen dignamente las obras del Señor y no sean negligentes en reconocerlas. Es bueno guardar el secreto del rey, pero es todavía mejor proclamar y celebrar las obras del Señor. Hagan el bien, y el mal no los alcanzará. Es buena la oración con el ayuno y la limosna con la justicia. Es mejor tener poco viviendo con rectitud, que tener mucho haciendo el mal.

Es mejor dar limosnas que acumular tesoros. La limosna libra de la muerte y purifica de todo pecado. Quienes dan limosna tendrán larga vida; los pecadores y los malvados son enemigos de sí mismos. Voy a decirles toda la verdad, sin ocultarles nada. Les acabo de decir que es bueno guardar el secreto del rey y
que es mejor todavía proclamar y celebrar las obras del Señor.
Sepan, pues, que cuando ustedes dos, Tobías y Sara, oraban, yo ofrecía sus oraciones al
Señor de la gloria, como un memorial; y lo mismo hacía cuan tú, Tobit, enterrabas a los
muertos. Y cuando te levantaste sin dudar y dejaste tu comida y fuiste a sepultar a aquel
muerto, precisamente entonces yo fui enviado para ponerte a prueba».

Palabra de Dios.

Salmo Responsorial


R: Te alabamos, Señor.

R: Dichoso quien confía en el Señor.
Dichoso aquel que no se guía
por mundanos criterios,
que no anda en malos pasos
ni se burla del bueno;
que ama la ley de Dios
y se goza en cumplir sus mandamientos.


R: Dichoso quien confía en el Señor.


Es como un árbol plantado junto al río,
que da fruto a su tiempo
y nunca se marchita.
En todo tendrá éxito.


R: Dichoso quien confía en el Señor.


En cambio los malvados
serán como la paja barrida por el viento.
Porque el Señor protege el camino del justo
y al malo sus caminos acaban por perderlo.

R: Dichoso quien confía en el Señor.

Evangelio del Día de Hoy
Del santo Evangelio según San Mateo. 25, 31-46


Cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron. En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Hijo del hombre rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregados ante él todas las naciones y él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de las cabras,
y pondrá a las ovejas a su derecha y a las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento, y me dieron de comer; sediento, y me dieron de beber; era forastero, y me hospedaron; estuve desnudo, y me vistieron;
enfermo, y me visitaron; encarcelado, y fueron a verme”. Los justos le contestarán entonces:
“Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de
beber? ¿Cuándo te vimos de forastero, y te hospedamos; o desnudo, y te vestimos?
¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado, y te fuimos a ver?” Y el rey les dirá: “Yo les
aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo
hicieron”.


Entonces dirá también a los de la izquierda: “Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento, y no me dieron de comer; sediento, y no me dieron de beber; era forastero, y no me hospedaron; estuve desnudo, y no me vistieron; enfermo y
encarcelado, y no me visitaron”.
Entonces ellos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado, y no te asistimos?” Y él les replicará: “Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo”. Entonces éstos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna». Palabra del Señor.


R: Gloria a ti, Señor Jesús.


LITURGIA DE LAS HORAS: de la feria o de la memoria.
*Arquidiócesis de Caracas: Beato José Gregorio Hernández,
memoria obligatoria.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Lecturas y Evangelio de hoy Miércoles 26 de octubre de 2022 – Fiesta del Doctor José Gregorio Hernández puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir