Moniciones, Evangelio y lecturas de hoy Domingo 03 de Marzo de 2024 - III Semana de Cuaresma



Contenido de este artículo


MONICIÓN DE ENTRADA

Una vez más sean todos ustedes bienvenidos, hermanos y amigos. La ternura del Padre, la amistad del Señor Jesús y la alegría del Espíritu Santo inunden por completo nuestros corazones. 

En este Tercer Domingo de Cuaresma la Liturgia de la Palabra nos invita a ser templos de Dios y nos exhorta a no suplantar al Dios verdadero por falsos dioses plegados a nuestros caprichos. En este camino hacia la Pascua, hoy Jesús viene en Persona a purificarnos y transformarnos en templos vivos del amor misericordioso. 

Llenos de alegría por la Presencia del Resucitado aquí y ahora entre nosotros, pongámonos de pie para darle gracias a Dios Padre. 

MONICION PRIMERA LECTURA (Éxodo 201-17)

El éxodo es un llamado a la libertad. Los mandamientos son diez palabras de Dios para que su pueblo viva libre y feliz. Y un hombre libre y feliz no necesita de falsos dioses. Escuchemos

PRIMERA LECTURA DE HOY

La Ley se dio por medio de Moisés

Lectura del libro del Éxodo 20, 1-17

En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras:

«Yo soy el Señor, tu Dios,
que te saqué de Egipto, de la esclavitud.

No tendrás otros dioses frente a mí.

No te harás ídolos,
figura alguna de lo que hay arriba en el cielo,
abajo en la tierra
o en el agua debajo de la tierra.

No te postrarás ante ellos, ni les darás culto;
porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso:

castigo el pecado de los padres
en los hijos, nietos y biznietos,
cuando me aborrecen.

Pero actúo con piedad por mil generaciones
cuando me aman y guardan mis preceptos.

No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso.
Porque no dejará el Señor impune
a quien pronuncie su nombre en falso.

Fíjate en el sábado para santificarlo.

Durante seis días trabaja y haz tus tareas,
pero el día séptimo es un día de descanso,
dedicado al Señor, tu Dios:

no harás trabajo alguno,
ni tú, ni tu hijo, ni tu hija,
ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado,
ni el forastero que viva en tus ciudades.

Porque en seis días hizo el Señor
el cielo, la tierra, y el mar
y lo que hay en ellos.
Y el séptimo día descansó:
por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.

Honra a tu padre y a tu madre:
así prolongarás tus días
en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar.

No matarás.

No cometerás adulterio.

No robarás.

No darás testimonio falso contra tu prójimo.

No codiciarás los bienes de tu prójimo;
no codiciarás la mujer de tu prójimo,
ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno,
ni nada que sea de él».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 18, 8. 9. 10. 11 (R.: Jn 6, 68)

R. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye al ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R.

La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R.

Más preciosos que el oro,
más que el oro fino;
más dulces que la miel
de un panal que destila. R.

MONICION SEGUNDA LECTURA (1 Corintios 1,22-25)

Pablo nos recuerda hoy que el Dios verdadero no se manifiesta según nuestros deseos de grandeza, sino en la inmolación de Jesús en la cruz. Quien comprende eso – y lo acepta – descubre la verdadera sabiduría. Escuchemos

SEGUNDA LECTURA

Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero, para los llamados, sabiduría de Dios

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1, 22-25

Hermanos:

Los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero, para los llamados —judíos o griegos—, un Mesías que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios.

Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

Palabra de Dios.

Aleluya Jn 3, 16

Tanto amó Dios al mundo
que entregó a su Hijo único. Todo
el que cree en él
tiene vida eterna.

MONICION EVANGELIO (Juan 2,13-25)

Hoy Jesús nos trae esta Buena Noticia: el nuevo templo, el nuevo lugar del encuentro con Dios es Jesús mismo, es Cristo Resucitado. Abramos el oído,  la mente y el corazón, y pongámonos de pie para la proclamación del Santo Evangelio.

EVANGELIO

Destruid este templo, y en tres días lo levantaré

 Lectura del santo evangelio según san Juan 2, 13-25.

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:

—«Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre».

Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora».

Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:

—«¿Qué signos nos muestras para obrar así?».

Jesús contestó:

—«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré».

Los judíos replicaron:

—«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?».

Pero hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Palabra del Señor.

Oración de los Fieles (Peticiones)

  1. Por la Iglesia, que, fortalecida por el Espíritu Santo, siga proclamando los mandamientos de Dios como guía para la vida cristiana, oremos al Señor.
  2. Por los líderes de las naciones, para que busquen la sabiduría divina al legislar y gobernar, y trabajen por la justicia y la paz en el mundo, oremos al Señor.
  3. Por aquellos que están cargados con el peso de la enfermedad, la soledad o la desesperación, para que encuentren consuelo y esperanza en el amor de Dios y el apoyo de la comunidad, oremos al Señor.
  4. Por todos los fieles, para que en este tiempo de Cuaresma, renovemos nuestro compromiso con la conversión y el arrepentimiento, dejando de lado todo lo que nos aleja de Dios, oremos al Señor.
  5. Por aquellos que sufren injusticias y opresión en el mundo, para que encuentren defensores valientes que los apoyen y trabajen por un cambio que refleje el Reino de Dios, oremos al Señor.
  6. Por nuestras comunidades parroquiales, para que seamos testimonios vivientes del amor de Cristo, acogiendo a todos los que buscan un lugar de pertenencia y alimentando su fe a través de la oración y la comunión, oremos al Señor.
  7. Por la página web Caminoyoracion.org, que se dedica a proporcionar materiales litúrgicos para enriquecer la vida de las parroquias y fortalecer la fe de los fieles, para que su labor sea bendecida con abundante inspiración divina y alcance a un mayor número de personas que buscan crecer en su vida espiritual, oremos al Señor.

Reflexión del Evangelio de hoy

Hoy, en este III Domingo de Cuaresma, la Palabra de Dios nos invita a reflexionar sobre nuestro camino hacia Dios.

En el Éxodo, revivimos los diez mandamientos, como una guía para vivir bien y acercarnos a Él. Son como las señales en un camino, que nos indican la dirección correcta.

El Salmo 18 nos recuerda que la oración es como hablar con un amigo cercano. Dios nos escucha y nos acompaña en este viaje de regreso a Él.

En el Evangelio de Juan, vemos a Jesús limpiando el templo. Esto nos invita a "limpiar" nuestro corazón. Debemos dejar atrás aquello que nos aleja de Dios y llenarlo de cosas buenas.

La Cuaresma es un tiempo para:

  • Escuchar a Dios a través de la Biblia.
  • Hablarle con el corazón a través de la oración.
  • Limpiar nuestro interior para acercarnos más a Él.

Al caminar hacia Dios, no estamos solos. Él nos espera con los brazos abiertos. ¡Sigamos adelante en este camino de fe y esperanza!

Oración:

Querido Dios, en este tiempo de Cuaresma, te pedimos que nos guíes en nuestro camino hacia Ti. Ayúdanos a escuchar tu voz, comunicarnos contigo y limpiar nuestro corazón para recibir tu amor. Amén.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Moniciones, Evangelio y lecturas de hoy Domingo 03 de Marzo de 2024 - III Semana de Cuaresma puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

    2 Comentarios

  1. Shsylim dice:

    buenos dis lss moniciones 10 de marzo 2024 por fsvor.

  2. Maria Alicia Parodi Toncel dice:

    Gracias por facilitarnos cada día la palabra de Dios,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir