Evangelio de hoy

Evangelio del día de hoy Jueves 20 de Julio 2023

Contenido de este artículo


Verde // Jueves de la XV semana del tiempo ordinario; feria // Misa de la feria, prefacio común // 1ª Lectura: Ex 3,13-20; Salmo: Sal 104; Evangelio: Mt 11,28-30.


Rojo // San Apolinar, obispo y mártir; memoria libre // Misa de la
memoria, prefacio común o de los santos mártires o de los santos
pastores.
LITURGIA DE LAS HORAS: de la feria o de la memoria.
XV semana del T. O. Año impar

PRIMERA LECTURA

Soy el que soy. «Yo-soy» me envía a vosotros

Lectura del libro del Éxodo 3, 13-20

En aquellos días, Moisés, después de oír la voz del Señor desde la zarza ardiendo, le replicó:

—«Mira, yo iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros". Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?».

Dios dijo a Moisés:

—«"Soy el que soy"; esto dirás a los israelitas: "'Yo-soy' me envía a vosotros"».

Dios añadió:

—«Esto dirás a los israelitas: "Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Éste es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación".

Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: "El Señor, Dios de vuestros padres, de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: 'Os tengo presentes y veo cómo os tratan los egipcios. He decidido sacaros de la opresión egipcia y llevaros al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel'".

Ellos te harán caso, y tú, con los ancianos de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: "El Señor Dios de los hebreos nos ha encontrado, y nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios".

Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar si no es a la fuerza; pero yo extenderé la mano, heriré a Egipto con prodigios que haré en el país, y entonces os dejará marchar».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: Salmo 104, 1 y 5. 8-9. 24-25. 26-27 (R.: 8a)

R. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.

O bien:

R. Aleluya.

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Recordad las maravillas que hizo,
sus prodigios, las sentencias de su boca. R.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R.

Dios hizo a su pueblo muy fecundo,
más poderoso que sus enemigos.
A éstos les cambió el corazón
para que odiasen a su pueblo,
y usaran malas artes con sus siervos. R.

Pero envió a Moisés, su siervo,
y a Aarón, su escogido,
que hicieron contra ellos sus signos,
prodigios en la tierra de Cam. R.

Aleluya Mt 11, 28

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados,
y yo os aliviaré
—dice el Señor—.

Versículos alternativos para el Aleluya

EVANGELIO

Soy manso y humilde de corazón

 Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 28-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús:

—«Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Palabra del Señor.

Reflexión del Evangelio de hoy

El evangelio de hoy nos muestra la invitación y la promesa de Jesús a los que están cansados y agobiados. Jesús les dice que vayan a él, que les aliviará y les dará descanso. ¿Qué significa esto? ¿Es que Jesús nos libra de todo sufrimiento o esfuerzo?

No, Jesús no nos promete una vida fácil o cómoda, sino una vida plena y feliz. Lo que hace es ofrecernos su ayuda y su consuelo en medio de las dificultades y las pruebas. Jesús sabe lo que es sufrir, porque él mismo cargó con la cruz por amor a nosotros. Pero también sabe lo que es vencer al sufrimiento, porque él mismo resucitó por el poder de Dios. Por eso, él puede darnos la fuerza y la esperanza que necesitamos para seguir adelante.

Por eso, hoy nos invita a confiar en él y a unirnos a él. Jesús nos dice que tomemos su yugo y aprendamos de él, que es manso y humilde de corazón. El yugo de Jesús es su ley de amor, que nos libera del pecado y de la muerte. El ejemplo de Jesús es su actitud de servicio y de entrega, que nos enseña a vivir como hijos de Dios.

Que el Señor nos conceda la gracia de acudir a él cuando estemos cansados o agobiados, para que podamos encontrar en él el alivio y el descanso que buscamos. Amén.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Evangelio del día de hoy Jueves 20 de Julio 2023 puedes visitar la categoría Evangelio del Día.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir