Encuentro vocacional del Camino Neocatecumenal Venezuela 2022, sella con 93 chicas y 91 chicos, nuevas vocaciones.

Jose Toro

Encuentro Vocacional, en la Parroquia Preciosísima Sangre, Caracas, Distrito Capital (foto: Genaro Disla)

La alegría de Cristo resucitado inundó Venezuela, este pasado fin de semana, cuando cerca de 3500 jóvenes del Camino Neocatecumenal recorrieron sus ciudades de dos en dos, predicando el amor de Dios. La jornada fue sellada el domingo 8 de mayo, día del Buen Pastor, con la celebración de la eucaristía en la que 93 chicas y 91 chicos, tocados por esta experiencia, decidieron entregar sus vidas al Señor.

Llamado vocacional de las chicas para la vida religiosa, zona Barinas y Mérida (foto: Rebeca Guerrero)

El encuentro vocacional transcurrió en dos partes. Inició el día 30 de abril, con una celebración penitencial donde los jóvenes recibieron el sacramento de la reconciliación, rezaron laudes juntos y escrutaron la palabra, como preparación para el siguiente fin de semana 7 y 8 de mayo, donde fueron enviados de dos en dos a anunciar el evangelio durante esos dos días, sellando toda esta experiencia el día domingo 8 de mayo por la tarde, con la celebración de la eucaristía y el llamado vocacional.

El encuentro se realizó en todas las zonas del país, en las que los jóvenes, movidos por el espíritu santo, salieron de dos en dos, sin ninguna seguridad material más que la Biblia y el salterio. Recorrieron barrios, urbanizaciones, plazas, parques y hospitales durante dos días, predicando la buena noticia de Cristo Resucitado a todas las personas que se encontraban en el camino, sin distinción alguna. 

Encuentro de Jóvenes zona Oriente (foto: Rafael Gómez)

En respuesta a este regalo, de encontrarse con el Señor en Galilease levantaron 184 jóvenes que decidieron entregar sus vidas al servicio de la iglesia: 93 chicas para la vida religiosa, y 91 chicos para el sacerdocio. Nuevas vocaciones que el Señor, por intercesión de la Virgen María, ha suscitado para trabajar por el anuncio del evangelio.

Mons. Jaime José Villarroel Rodríguez, Bendiciendo a los jóvenes, Carúpano, estado Sucre (foto: Yury Sanjuan)

En sus experiencias contaban cómo el Señor les había preservado en todo momento de los peligros y les había proveído. El hambre, la sed, el frio, calor o cansancio que pudieron sentir en algún momento, no era nada en comparación con la alegría y la paz que sentían de dar una palabra de aliento a tantas personas sin esperanza y completamente alejadas de Dios. Y que al mismo tiempo, quedaban ellos mismos reavivados y evangelizados.

Grupo de jóvenes antes de ir a evangelizar, San Fernando de Apure, estado Apure (foto: cortesía)

Entre algunas de esas experiencias se encuentra la de Valeria Ríos, de 21 años, quien pertenece a la 8ª comunidad de Ntra. Señora de Coromoto, Maracaibo, estado Zulia. Ella expresa que desde el inicio de este encuentro se sentía amaba por Dios a través del sacramento de la confesión “esta experiencia fue un regalo para mi, experimentar en la celebración penitencial que el Señor perdonaba todos mis pecados y me invitaba a compartir este amor en la evangelización”.

“(…)me conmovía mucho cómo una señora se puso a llorar cuando yo le anunciaba el amor de Dios, y pudo desahogarse conmigo y mi compañera y decirnos que justo ese momento necesitaba esas palabras”.

Niños participando en el Encuentro vocacional, La Cañada de Urdaneta, estado Zulia (foto: Karoly Montiel)

Así mismo, Luis Eduardo Mendoza, de 21 años, quien pertenece a la 1ª comunidad de la Divina misericordia, Carúpano, estado Sucre, cuenta “mi experiencia en este encuentro, además de evangelizar a las personas fue como evangelizar a mi mismo, todas las palabras que el Señor me inspiraba para decirle a la gente eran para mi también, porque hacia memorial de todos los milagros que Dios ha hecho en mi historia y así reavivar mi fe”.

Mons. Enrique Pérez Lavado impartiendo la bendición a los jóvenes, Lechería, estado Anzoátegui (foto: Rafael Gómez)

Por su parte, María Gabriela Guerrero, de 20 años, pertenece a la 7ª comunidad de la parroquia Ntra. Señora del Carmen, Barinas, estado Barinas, expresó que sintió cómo el Señor le acompañaba y proveía en todo momento “este encuentro ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. El Señor me regaló un día estupendo en la evangelización que a pesar de que llovió muy fuerte y estábamos mojadas y con frio, me sentía libre y feliz, no nos faltó nada, comimos lo que el Señor nos proveía”.

“(…)me regaló la oportunidad de hablar de Dios a personas con muchos sufrimientos y enfermedades, sobre todo nos encontrábamos con ancianos que estaban solos, que sus hijos los abandonaron, ellos nos recibían contentos y muchas veces no querían que nos fuéramos (…)”.

Nuevas vocaciones de las comunidades de Barinas, estado Barinas (foto: cortesía)

Contemplamos vuestras comunidades: ¡Cuántos redescubrimientos de la belleza y de la grandeza de la vocación bautismal recibida! ¡Cuánta generosidad y celo en el anuncio del Evangelio de Jesucristo, en particular a los más alejados! ¡Cuántas vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa surgidas gracias a este itinerario de formación cristiana!

San Juan Pablo II
Discurso al Camino Neocatecumenal por los Estatutos, 21 de septiembre de 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.