MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO DE PENTECOSTÉS – B – 22 de mayo de 2021

5
(2)

Moniciones y lecturas de la solemnidad del domingo de Pentecostés.

22 de Mayo del 2021

Tips Litúrgicos

Rojo // DOMINGO DE PENTECOSTÉS // Misa de la Vigilia, Gloria,
Credo, prefacio propio. // 1ª Lectura: Gén 11, 1-9,o bien Ex 19, 3-8. 16-
20, o bien Ez 37, 1-14. o bien Jl 3, 1-5; Salmo 103; 2ª Lectura: Rm 8,
22-27; Evangelio: Jn 7, 37-39.
O bien, cuando se celebra la Vigilia de modo más extenso, se sigue la
“Segunda forma” indicada en el Misal, con las siguientes lecturas:
1ª Lectura: Gén 11, 1-9; Salmo 32;2ª Lectura: Ex 19, 3-8. 16-20; Salmo:
Dn 3o bien Sal 18; 3ª Lectura: Ez 37, 1-14; Salmo 106; 4ª Lectura: Jl 3,
1-5; Salmo 103; Epístola: Rm 8, 22-27; Evangelio: Jn 7, 37-39 //
Embolismos propios en las Plegarias Eucarísticas I, II y III. // Se
prohíben otras celebraciones, incluso la Misa exequial.
Despedida con el doble “Aleluya”.
LITURGIA DE LAS HORAS: I Vísperas del Domingo de Pentecostés.

MONICIÓN DE ENTRADA

Sean todos ustedes bienvenidos, hermanos y amigos. Que la ternura del Padre, la amistad del Señor Jesús y la alegría del Espíritu Santo inunden por completo nuestros corazones.

Hoy es Pentecostés, cumpleaños de la Iglesia. Día del gran regalo del Señor. Jesús cumple su promesa de enviarnos el Consolador. Juan lo describe el mismo día de la resurrección, con mucha intimidad y silencio. Los Hechos lo sitúan 50 días después, con ruido, viento y fuego. No importa el modo de la venida, sino el resultado: el Espíritu Santo enciende los corazones, quiebra los miedos, desata las lenguas, habla el lenguaje del amor. También hoy, ruidosa o silenciosamente, el Espíritu Santo sigue manifestándose en nosotros, para provecho de todos. 

Seguros de la presencia del Resucitado aquí y ahora en medio de nosotros, pongámonos de pie y celebremos con especial gozo esta Eucaristía.

MONICION PRIMERA LECTURA (Hechos 2,1-11)

El Espíritu Santo irrumpe sobre el Cenáculo, lo sacude con fuerza de vendaval y lo enciende con llama divina… y todos empiezan a hablar el lenguaje del amor. Escuchemos con atención.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Todos los discípulos estaban juntos el día de Pentecostés. De repente un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos preguntaban:

-¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa?

Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial 103

Envía tu espíritu, Señor,
y renueva la faz de la tierra.  

Bendice, alma mía, al Señor. 
¡Dios mío, qué grande eres! 
Cuántas son tus obras, Señor; 
la tierra está llena de tus criaturas. 

Les retiras el aliento, y expiran, 
y vuelven a ser polvo; 
envías tu aliento y los creas, 
y repueblas la faz de la tierra. 

Gloria a Dios para siempre, 
goce el Señor con sus obras. 
Que le sea agradable mi poema, 
y yo me alegraré con el Señor.

MONICION SEGUNDA LECTURA  (1 Corintios 12,3-7.12-13)

Pablo nos recuerda que los dones del Espíritu son gracias para servir a los demás. La caridad construye el Cuerpo de Cristo poniendo la variedad al servicio del bien común. Escuchemos.

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 

Hermanos:

Nadie puede decir «Jesús es Señor», si no es bajo la acción del Espíritu Santo.

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de servicios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo.

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

Palabra de Dios

SECUENCIA

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, 

don, en tus dones espléndido.
Luz que penetras la almas,

Fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo.
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas,
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tu le faltas por dentro.

Mira el poder del pecado,

cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma al Espíritu indómito,
guía el que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones

según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

MONICION EVANGELIO  (Juan 20,19-23)

Hoy, en tono de gran intimidad, Jesús nos trae este gran regalo: su paz, su aliento, y poder para perdonar. Abramos el oído, la mente y el corazón, y pongámonos de pie para escuchar el Santo Evangelio.

Proclamación  del santo Evangelio según San Juan 

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

– La Paz esté con ustedes. 

Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

– La Paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo.

Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

-Reciban el Espíritu Santo; a quienes les perdonen los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos.

Palabra del Señor

Moniciones Dominicales del Ciclo B

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

4 comentarios en «MONICIONES Y LECTURAS – DOMINGO DE PENTECOSTÉS – B – 22 de mayo de 2021»

Deja un comentario