¿Diferencia entre un sacerdote religioso y un diocesano?

Jose Toro
Diferencia entre un sacerdote y un religioso
Sacerdote Consagrando Fuente: Pixabay

La Iglesia Católica cuenta con dos tipos de sacerdotes: el diocesano y el religioso, ambos al servicio
de Dios y de la Iglesia.

Desde los primeros siglos de formación de la iglesia, las comunidades cristianas contaron con un grupo de pastores (obispos), presbíteros y diáconos que fueron formados por los apóstoles para enseñar la Buena Nueva a los pueblos del Señor (a éstos le llamamos diocesanos), y ajenos a este grupo, se fueron creando movimientos religiosos de personas que, de manera individual, dedicaron sus vidas al servicio del Señor, yendo a predicar a lugares lejanos y de difícil acceso, los primeros religiosos fueron personas que se dedicaron a la oración alejándose en el desierto, a estos se le conoce como los primeros grupos religiosos de la iglesia, al rededor de los Padres del Desierto.

El Orígen Bíblico


En la Biblia encontramos algunos versículos que permiten conocer el inicio de lo que hoy
conocemos como Iglesia Católica.

Los apóstoles, en sus viajes de evangelización, fueron formando un gran grupo de discípulos que fueron jerarquizando para poder cumplir con las obligaciones que tenía la nueva iglesia en formación. Es así como en Timoteo 3, 1-6, se aprecian los requisitos que debían tener los fieles que querían ser obispos de la iglesia, en Hechos 14 la creación de un grupo de los ancianos (presbíteros) que fueron elegidos para predicar el Evangelio y, en Hc 6, 1-7 como los apóstoles nombran a los diáconos que se encargaron de atender a la comunidad de creyentes.
Cada uno de estos discípulos cumplieron labores fundamentales para la formación de la iglesia,
también, para la evangelización de todos los pueblos de la tierra.


Sacerdote diocesano


El sacerdote diocesano es aquel que, sirviendo bajo una diócesis específica, está a disposición y
bajo la autoridad exclusiva de su obispo, que en el Derecho Canónico, se le llama Ordinario del Lugar. Su forma de vida se remonta desde las primeras comunidades cristianas.

Estos sacerdotes atienden las parroquias y dependencias de la diócesis a la que pertenecen. Están facultados para la conferencia de los sacramentos.


En su ordenación, el sacerdote realiza el Sacramento del Orden que le consagra al ministerio del
servicio a Dios y a la iglesia. Durante la ordenación, el nuevo presbítero hace promesas de castidad y obediencia, así como al servicio desinteresado a la comunidad, con el fin de predicar la Buena Nueva del Señor.


Sacerdote religioso


El sacerdote tiene las mismas obligaciones de un sacerdote diocesano, sin embargo, se distingue
por su modo de vivir, ya que elige adoptar el carisma de la comunidad en la cual hace vida. El
religioso no está a disposición del obispo de la diócesis, más bien, sirve bajo la autoridad de un
hermano Superior de la misma congregación. Estos sacerdotes, en su ordenación, realizan votos
de pobreza, castidad y obediencia.

Algunos religiosos realizan el Sacramento del Orden en su ordenación, dependerá de la comunidad
a la que pertenece, otros bajo un carisma se consagran a Dios. Entre las comunidades religiosas
más conocidas en el mundo se pueden mencionar: Carmelitas, Siervos de Jesús, Salesianos,
Redentoristas, Vicentinos, Jesuitas.


Se debe destacar que ambos sacerdocios sirven a la iglesia, pero de diferentes maneras, se
diferencian en la estructura interna, es decir, la autoridad que les guía (sea obispo-diocesano o
superior-religioso), el territorio determinado en el que prestan sus servicios (diócesis), y en el
carisma que adoptan en su ordenación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.