¿Cómo se relacionan la CUARESMA y CUARENTENA?

anselys borjes

​A nivel mundial se está viviendo una situación de emergencia sanitaria producto del Covid-19 que ha obligado a gran parte de la población, a quedarse en casa y así evitar la expansión del coronavirus. Al mismo tiempo la iglesia atraviesa la Cuaresma tiempo de meditación previo a la Semana santa. Pero… ¿como se relacionan la cuaresma y cuarentena?

¿Qué es la Cuaresma?


La cuaresma es el tiempo litúrgico que antecede a la semana santa y consta de 40 días para prepararnos con oración, ayuno, penitencia y caridad (limosna) para vivir a plenitud la gran obra de amor, la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, y su misterio divino de la Resurrección.

Los cuarenta días comienzan con el Miércoles de Ceniza y termina con la Semana Mayor, días intensos de meditación para el Pueblo de Dios, en el cual se conmemora los últimos días en la tierra de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.

3 Prácticas para Vivir la Cuaresma

​Para lograr la conversión necesaria y vivir la Semana Santa con intensidad, encaminados a la Alegría de la Resurrección, la madre iglesia nos propone tres practicas para desarrollarlas en el período cuaresmal.

  1. Oración

Seguramente te ha ocurrido que en una conversación sincera con un ser amado, caes en cuenta de las cosas desagradables que has hecho, de tus errores y defectos, ¿verdad?

Lo mismo ocurre cuando hablamos con nuestro Buen Amigo Jesús. Además, en Él podemos dejar todo aquello que nos ata y también ofrecer sacrificios que le sean agradables. ¿Como cuales? Sigue leyendo.

2. Ayuno

​El ayuno en su significado literal es «dejar de comer» sin embargo, podemos prescindir de elementos, espacios o situaciones que nos brindan falsas felicidades, placeres, gozos; y por el contrario desarrollar alguna actividad no habitual que pueda llevar o dejar beneficios a mi prójimo, no necesariamente material, sino también de carácter espiritual.

3. Limosna (caridad)

​No queremos referirnos a unas cuantas monedas que damos a un pobre necesitado en la esquina o en el transporte publico, ¡NO! La limosna tiene que ir más allá: prestar ayuda a quien necesita, compartir alegrías, repartir sonrisa, ofrecer nuestro perdón a quien nos ha ofendido. Las Obras de misericordia pueden ser una buena guía para realizar este ejercicio de cuaresma.

El Padre Antonio Rivero, L.C. para Catholic.net comenta que «la limosna es esa disponibilidad a compartir todo, la prontitud a darse a sí mismos. Significa la actitud de apertura y la caridad hacia el otro.»

Estos tres ejercicios son muy fáciles de entender en la teoría. Pero, el reto es llevarlo a la práctica en nuestro día a día y sobretodo en los momentos de dificultad como las que presentamos en tiempos de pandemia y aislamiento.

La Cuarentena

​La cuarentena es un periodo de aislamiento que se aplica a una persona o sociedad por una causa sanitaria y así evitar la propagación de una enfermedad.

​En la actualidad, debido a la pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud a causa del coronavirus, toda Latinoamérica está infectada con este virus y en Venezuela, al igual que en muchos países, nos sumamos a la medida de quedarnos en casa para contrarrestar la expansión del covid19.

Ciertamente es una situación difícil para todos, puesto que nos encontramos en nuestros hogares sin poder salir a la rutina diaria; sin embargo es un Mal Necesario. Les invitamos a leer algunas recomendaciones en el artículo ¿Como Vivir la Cuarentena?

¿Cómo se relacionan la Cuaresma y Cuarentena?

​Ha llegado a mis redes un escrito con algunas similitudes entre ambos estados, no oficiales,pero sí muy interesante. Desconozco el autor real de esta comparación, pero considero que, como católicos, nos puede ayudar a vivir esta cuarentena a la luz de la cuaresma; para, con un nuevo espíritu, resucitar con el Señor Jesucristo en la próxima Pascua.

​​​ ​​Coronavirus: Recuerda la corona de espinas puesta a Cristo en su camino al Gólgota. Señala sufrimiento, sacrificio.

​Cuarentena: coincide con los 40 días de Cuaresma, tiempo de reflexión, silencio, aislamiento.

Recomiendan permanecer en nuestras casas: Es una oportunidad de reencuentro con nuestra familia: padres, hijos, nietos. Volquemos nuevamente hacia la familia, la Iglesia doméstica.

Suspensión de actividades culturales, sociales, deportivas, recreativas: Sugiere tiempo de reflexión, mirar nuestro interior, efectuar un examen de conciencia sobre nuestro comportamiento en nuestra vida.

Tapabocas: Sugiere que hablemos lo menos posible, que guardemos silencio, que hagamos ayuno y abstinencia.

​​​

No se si es una o varias «Dioscidencias» (es un termino que uso para referirme a las supuestas coincidencias del ‘destino’) pero hay mucha similitud con las forzadas medidas adoptadas actualmente en el mundo, y considero que podemos aprovecharlas para alejarnos de la vida mundana, de los placeres desmedidos, y volcarnos a lo verdaderamente importante:

​»Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos»

En este caso, el prójimo es nuestra familia, esa persona con quien compartirlas bajo el mismo techo estos días de cuarentena y cuaresma.

¡​Feliz Cuarentena!
¡Feliz Cuaresma!
#QuédateEnCasa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.