Moniciones del Corpus Christi 2020

Celebración del Corpus Christi

Tips Litúrgicos de la Celebración

Nota:

Como celebración peculiar de esta solemnidad está la procesión, nacida

de la piedad de la Iglesia. En ella el pueblo cristiano, llevando la Eucaristía,

recorre las calles con un rito solemne, con cantos y oraciones, y así

rinde público testimonio de fe y piedad a Jesucristo Eucaristía, presente

real y verdaderamente en este sacramento. Es conveniente, por lo tanto,

que, donde las circunstancias lo permitan, se tenga la procesión solemne,

como signo de fe común, de oración y adoración al Señor Sacramentado.

Comisión de Liturgia de la Conferencia Episcopal Venezolana

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanos y amigos. Que el Señor nos siga alimentando siempre con su Cuerpo y mantenga la paz en nuestras fronteras. 

Hoy celebramos la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Es la fiesta de la Eucaristía, el sacramento de nuestra fe. Jesús no se contentó con morir por nosotros, sino que ha querido quedarse con nosotros hasta el fin de los tiempos como alimento de vida y lazo de fraternidad. Él mismo nos afirma que su carne es verdadera comida y su sangre es verdadera bebida.

Hoy, de una manera muy especial, acerquémonos a comulgar con renovado fervor, seguros de que comiendo de ese Pan y bebiendo de ese Vino viviremos con Cristo, para siempre. Pongámonos de pie para celebrar el banquete de su Amor.

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Deuteronomio 8,2-3.14-16)

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Deuteronomio 8,2-3.14-16)

Moisés le recuerda al pueblo el gran amor con que Dios los cuidó en el desierto: de la tierra árida hizo brotar agua, y del cielo les mandó el alimento. Escuchemos con atención.

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (1 Corintios 10,16-17)

MONICIÓN SEGUNDA LECTURA (1 Corintios 10,16-17)

Pablo nos recuerda que la Eucaristía crea la fraternidad: los que comen un mismo pan y beben del mismo cáliz forman un solo cuerpo. Escuchemos…

MONICIÓN EVANGELIO (Juan 6,51-58)

MONICIÓN EVANGELIO (Juan 6,51-58)

Hoy Jesús nos trae una Buena Noticia: Él mismo es nuestro alimento: su Cuerpo es comida y su Sangre es bebida de vida eterna. Abramos el oído, la mente y el corazón y pongámonos de pie para escuchar su Palabra.

Aprende Liturgia Católica Gratis – Curso Básico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
Solicita información Aquí
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
En cuanto podamos responderemos tu mensaje