El profeta Isaías

Profeta Isaías
Profeta Isaías

 

¿Quién fue el profeta Isaías?

 

Isaías fue uno de los grandes profetas del pueblo de Israel, por esta razón es denominado como Profeta Mayor, junto con Jeremías, Ezequiel y Daniel.  

A ciencia cierta se sabe poco sobre su vida, pero se pueden hacer varias conjeturas que permiten acercarnos a este gran profeta. Profetizó durante cuatro reinados (Ozías, Jotam, Ajaz y Ezequías). Isaías debío haber nacido por el año 760, era hijo de Amós (Is 1,1), podemos situarlo por los territorios pertenecientes a la región de Judea, además, por el conocimiento 
de las plazas y fuentes de la ciudad pareciera haber vivido en Jerusalén.

Estaba casado y era padre de dos hijos a los cuales pone unos nombres simbólicos. 

 

Contexto histórico del Profeta Isaías

 
Con la muerte del Rey Salomón (933 a.C) el reino de Divide en Dos, el reino  del Norte como capital en Samaría y el Reino del Sur con la capital en Jerusalén. 
Al profeta Isaías le corresponde guiar al pueblo en uno de los peores momentos de su historia, verá cómo el Reino del Norte se desploma y Jerusalén es conquistada por los ejércitos asirios. El ejercito asirio fue destruyendo lo que quedaba de la dinastía de David lo cual lleva a muchos judíos a dudar del poder de la intervención divina.  

En este sentido nos encontramos con un pueblo que se aleja de Yahvé, no sólo porque duda de su poder sino porque da culto a otros dioses. 

Isaías comienza su ministerio por el año 740 aproximadamente, año de la muerte de Ozías. Con el reinado de Yotán se observa una relativa prosperidad pero que a su vez va a compañada por un aumento de la injusticia y desórdenes en el pueblo, las mismas fueron denunciadas por el profeta. 

Con el inicio del Reinado de Acaz (734) estalla la crisis en la región, en el 733  Galilea y transjordania son saqueadas y en el año 732 acontece la destrucción de Damasco. Acaz se ve obligado a establecer un impuesto al pueblo y a despojar de sus tesoros al Templo de Jerusalén. La situación social es muy compleja, lo que lleva a una separación de la brecha entre pobres y ricos. 

Isaías denuncia la situación de injusticia puesto que, para él, los ricos desposeían a los pobres por medios injustos (Is. 3, 13-15) y los jueces estaban corrompidos (Is. 1, 21-23)  
 

Teología de Isaías

 
Isaías tiene una convicción: «Dios es Santo» y esto acompaña toda su obra, junto con esta convicción de la santidad de Yahvé le acompaña la conciencia de pecado del Pueblo. Es por ello que la predicación del profeta lo lleva a la denuncia de las situaciones injustas que van en contra de la santidad de Dios y del pueblo. 
 
Este pecado del pueblo amenaza con su destrucción, pero no sólo del pueblo sino de la creación entera, profetiza una catástrofe cósmica que se avecina. 
 
Sin embargo, su visión no es pesimista, plantea que el pueblo será salvado por Yahvé aunque necesita una purificación. 

La lectura de Isaías es una invitación a la esperanza, para él el mal no tiene la palabra definitiva. 
 
  

 
 
 
 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
Solicita información Aquí
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
En cuanto podamos responderemos tu mensaje